La bolsa de Hong Kong cerró este lunes con una fuerte caída de más del 4%, afectada por la decisión de China de reformar la educación privada para evitar que las compañías del sector tengan ganancias, mientras que las empresas tecnológicas también se vieron impactadas por las medidas contra Tencent.

El índice Hang Seng se hundió 4.13%, o 1,129.66 puntos, hasta los 26,192.32.

De su lado, el índice de referencia de la bolsa de Shanghái cayó 2.34% hasta los 3,467.44 puntos, mientras que la de Shenzhen, la segunda más importante de China, perdió 2.28%, a 2,411.81 puntos.

Según nuevas reglas publicadas el sábado por el gobierno chino, las empresas de apoyo escolar deberán a partir de ahora registrarse como asociaciones sin fines de lucro.

El sector tenía un valor de 260,000 millones de dólares en 2018, impulsada por un sistema muy competitivo que va desde el jardín de infantes hasta la universidad, según la consultora L.E.K. Consulting.

Analistas de JP Morgan Chase dijeron que si por el momento no es seguro de que las compañías puedan continuar cotizando en bolsa, la nueva reglamentación hace que sus acciones no sean atractivas para la inversión.

Una muestra de esto: la compañía New Oriental Education & Technology Group perdió casi la mitad de su valor en Hong Kong y se hundió 41% el viernes en medio de la especulación sobre la movida gubernamental que surgió en las redes sociales.

Koolearn Technology cerró con una caída del cerca del 33% y China Maple Leaf Educational Systems cedió en torno del 10 por ciento.