De los fondos cotizados en Bolsa (ETF, por su sigla en inglés) listados en el Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC), 39% es de BlackRock. Hasta este miércoles, en el SIC de la Bolsa Mexicana de Valores cotizaban 746 ETF, de los cuales 289 pertenecen a la marca iShares, el administrador de fondos estadounidense.

La penetración de BlackRock en el mercado mexicano va más allá. De los ETF de BlackRock listados en el SIC, 57% (164) puede ser utilizado por las afores para diversificar su portafolio.

“Esto refleja parte de nuestro compromiso con el mercado en México y con las afores, con las que hemos trabajado de cerca desde el 2005”, dijo Giovanni Onate, director de Relación con Clientes Institucionales de BlackRock México.

La institución financiera anunció que al cierre del primer trimestre del año tenía 6.3 billones de dólares en activos bajo administración, de los cuales 1.77 billones de dólares (28%) los aportaba iShares.

La presencia de los ETF en América Latina es latente. “En México, en los últimos cinco años hemos visto crecimientos (en flujos) de alrededor de 18% en promedio anual (...) pero el año pasado fue de récord para nosotros. En México, crecimos cerca de 36% nuestro negocio de ETF, sin incluir el movimiento de mercado”, dijo Onate.

La fortaleza de BlackRock no se queda en el SIC. Como referencia, el ETF NAFTRAC —de iShares— domiciliado en México tiene más volumen de operación que emisoras como América Móvil (AMX), Walmart de México y Centroamérica y Grupo Financiero Banorte.

El NAFTRAC registra un volumen promedio de 92,664 millones de pesos en lo que va del año; AMX tiene un volumen de 70,833 millones de pesos, de acuerdo con datos de Economática, herramienta para análisis de inversiones.

A futuro, la adopción de los ETF seguirá. “Cuando miras la gestión de activos, la industria de ETF está en alrededor de 4.5 billones de dólares, cuando el mundo de los fondos mutuos es de cerca de 20 billones de dólares”, detalló Onate.


mario.calixto@eleconomista.mx