La volatilidad del bitcoin disminuía el miércoles, un día después de que El Salvador adoptó el criptoactivo como moneda de curso legal, pero la amenaza de una demanda de Estados Unidos contra la plataforma Coinbase Global Inc subrayaba el difícil camino por delante que tienen estos "tokens".

La Comisión de Bolsa y Valores comunicó a Coinbase que le demandará si lanza su producto "Lend", un programa que permitirá a los usuarios obtener intereses prestando activos digitales. Coinbase dijo que retrasaría el lanzamiento al menos hasta octubre y sus acciones caían un 3,5%, a 257,43 dólares.

Las operaciones con bitcoines se redujeron tras sufrir en la víspera sus mayores pérdidas en dos meses y medio, en una jornada en la que tocó un máximo de casi cuatro meses de 52,956 dólares antes de terminar el día con un desplome de 11.1%, su mayor declive desde el 2 de junio.

En un momento dado el martes, la moneda digital llegó a caer 18.6%, perdiendo más de 180,000 millones dólares en valor de mercado. A las 1623 GMT del miércoles, el bitcoin bajaba 1.37%, a 46,224.59 dólares.

El martes fue un día histórico para el bitcoin, ya que El Salvador lo convirtió en moneda de curso legal, aunque el proceso tuvo un comienzo accidentado. Fallos tecnológicos obstaculizaron su uso mientras estallaban protestas callejeras de ciudadanos desconfiados en el país centroamericano.

Los analistas dijeron que la medida de El Salvador mostró que las criptomonedas están aquí para quedarse, pero como cualquier innovación, sufrirán "dolores de parto".

El frenesí de operaciones del martes hizo que plataformas de criptomonedas estadounidenses como Kraken, Gemini y Coinbase sufrieran retrasos en algunas transacciones. Todos dijeron que sus sistemas ya fueron restaurados.

Coinbase no es la única plataforma de criptomonedas que está bajo escrutinio regulatorio. Varios estados han tomado también medidas contra BlockFi.