El fabricante automovilístico japonés, Nissan anunció un desplome de sus beneficios y que eliminará 12,500 puestos de trabajo, en paralelo a una reducción del 10% en su producción, para 2022-2023.

En el primer trimestre del ejercicio 2019/20, los beneficios de Nissan -socio del fabricante francés Renault- se hundieron a su nivel más bajo desde la crisis mundial de 2008-2009.

La firma se vio afectada por su mal desempeño en Estados Unidos y Europa y por el escándalo de los cargos por mala conducta financiera contra su ex jefe Carlos Ghosn.

"Nissan reducirá su capacidad de producción global en un 10% para finales del año fiscal 2022. En línea con las optimizaciones de la producción, la compañía reducirá la plantilla en aproximadamente 12,500 personas", precisó la firma nipona en un comunicado.

En el primer trimestre del ejercicio 2019-2020 (abril-junio), el beneficio neto de Nissan se hundió casi un 95%, hasta los 6,400 millones de yenes (unos 52 millones de euros al tipo de cambio que usa el grupo), mientras que su facturación se redujo en 12.7%, hasta 2.37 billones de yenes el mismo periodo.

"La rentabilidad se vio afectada negativamente por la disminución de los ingresos y por factores externos como los costes de las materias primas, las fluctuaciones de los tipos de cambio y las inversiones para cumplir con las normas regulatorias", señaló el comunicado.

El director ejecutivo, Hiroto Saikawa, dijo que en los últimos meses ya se han llevado a cabo 6,400 recortes de personal en los ejercicios fiscales de 2018 y 2019 en ocho plantas distintas, en España e Indonesia, entre otros países. Se negó a identificar los seis lugares en los que la firma planea hacer otros 6,100 recortes en el periodo fiscal 2020-2022.

Hasta 2023 el grupo seguirá reduciendo puestos de trabajo en otras seis plantas, con el propósito de cerrar líneas de ensamblado hasta permitir una reducción del 10% de la producción.

"Las líneas [de producción] que no sean rentables, sobre todo en el extranjero, se verán afectadas", dijo Saikawa, sin dar más detalles, aunque según los medios japoneses América Latina sería una de las zonas más afectadas del plan.

Numerosos obstáculos

En el primer trimestre, Nissan, pionero de los coches eléctricos con su modelo Leaf y que fabrica 'crossovers' como el Rogue, ek Qashqai o el X-Trail, vendió menos vehículos que hace un año (-6%, hasta 1,23 millones), por la caída en mercados como Estados Unidos, Europa o Japón.

Igual que sus rivales, Nissan se está viendo obligado a hacer grandes inversiones tecnológicas para desarrollar los vehículos autónomos y para responder al endurecimiento de las nuevas normativas medioambientales.

"Estas supresiones de puestos de trabajo son medidas necesarias para reestructurar la compañía y evitar que la situación siga deteriorándose", dijo Satoru Takada, analista de la consultora de Tokio TIW.

"La cuestión es saber si Nissan ha tocado fondo y podrá renacer rápidamente" pero "las perspectivas son vagas y los obstáculos numerosos", estimó el experto.

Los dos socios, ahora sin Carlos Ghosn, artífice de esa alianza, se enfrentaron en los últimos meses sobre el futuro de esa unión que nació en 1999. Renault, que tiene un 43% de Nissan, quiere una mayor integración mientras que el fabricante japonés, propietario del 15% de la marca francesa, quiere conservar su independencia.

erp