Los precios del petróleo subieron el lunes por quinto día consecutivo, con el Brent en un máximo desde octubre de 2018 y dirigiéndose a 80 dólares, mientras los inversores se preocupan por la escasez de suministros debido a la creciente demanda en algunas partes del mundo.

El crudo Brent subió 1.44 dólares, o un 1.8%, a 79.53 dólares el barril, incluso luego de tres semanas consecutivas de ganancias. Los futuros del crudo estadounidense WTI subieron 1.47 dólares, o 2%, a 75.45 dólares el barril, su máximo desde julio, tras la quinta semana consecutiva de alzas.

Goldman Sachs elevó en 10 dólares su previsión para fin de año del Brent a 90 dólares por barril. Los suministros mundiales se han ajustado debido a la rápida recuperación de la demanda de combustible, tras el brote de la variante Delta del coronavirus y el golpe del huracán Ida a la producción.

"Aunque hace tiempo que mantenemos una visión alcista para el petróleo, el actual déficit mundial entre oferta y demanda es mayor de lo que esperábamos, con una recuperación del impacto de Delta de la demanda mundial aún más rápida que nuestra previsión por encima del consenso y una oferta mundial que sigue estando por debajo de nuestras previsiones de consenso", dijo Goldman.

Atrapados por el repunte de la demanda, los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, conocidos como OPEP+, han tenido dificultades para aumentar la producción, ya que persisten los retrasos en la inversión o el mantenimiento por la pandemia.

"La subida de los precios del petróleo seguirá sobre lo que incluso los operadores más alcistas soñaban hace tan sólo unos meses, y el Brent, que se precipita hacia el umbral de los 80 dólares por barril, es un reflejo de la extraordinaria estrechez del mercado del crudo", dijo Louise Dickson, analista principal de mercados petroleros de Rystad Energy.

Se espera que la demanda mundial de petróleo alcance los niveles anteriores a la pandemia a principios del año que viene, a medida que la economía se recupere, aunque la capacidad de refinado sobrante podría lastrar las perspectivas, dijeron productores y comerciantes en una conferencia del sector.

Se prevé que la demanda mundial aumente hasta los 100 millones de barriles diarios a finales de 2021 o en el primer trimestre de 2022, dijo el presidente de Hess Corp, Greg Hill.

En la India, las importaciones de petróleo alcanzaron un máximo de tres meses en agosto, recuperándose de los mínimos de casi un año alcanzados en julio, ya que las refinerías del segundo mayor importador de crudo se abastecieron en previsión de una mayor demanda.

rrg