El precio del gas LP se encuentra de nuevo en los niveles previos al control de precios decretado por el Gobierno federal como una medida para detener su impacto en la inflación y desincentivar la carrera hacia arriba de los precios minoristas impulsada por los distribuidores. 

Además del control de precios, determinado cada semana por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), el Gobierno federal creó una compañía para la distribución de gas LP a los domicilios domésticos, bautizada como Gas Bienestar.

Pero ninguna de estas medidas funcionó para detener la escalada de los precios: en el mercado internacional el precio  del combustible se encuentra por los cielos. El precio de referencia en el mercado estadounidense, el spot Mont Belvieu, ha aumentado de 1.093 dólares a 1.324 dólares por galón de gas LP (licuado de petróleo, el de mayor consumo doméstico en México). El aumento del referencial Mont Belvieu en términos porcentuales ha sido de 21% en nueve semanas.

México importa la mayoría del gas LP que se consume en el país. Durante el primer semestre de este año, de enero a junio, México importó 67 de cada 100 barriles de gas LP disponibles en el mercado nacional. 

De acuerdo con datos del periodo enero a junio de 2021, la importación neta de gas LP a México fue de 187,000 barriles diarios, contra los 91,000 barriles diarios producidos por Pemex.

Los particulares pueden producir gas LP, por la reforma que rompió el monopolio de Pemex, pero esto no ha ocurrido todavía porque no existen refinerías privadas. Esta dependencia del gas LP disponible en el mercado exterior vuelve más vulnerable a los compradores a los precios internacionales del combustible.