Las acciones de los bancos en México son de los sectores más castigados en la Bolsa Mexicana de Valores al ser de los más afectados por la crisis económica provocada por el Covid-19, y su panorama en el mediano plazo no parece diferente, entre tasas bajas y menor capacidad de pago de sus usuarios.

En lo que va del año los títulos de Gentera caen hasta 64.10%, los de Banco del Bajío 51.47%, los de Santander 50.81%, los de Regional 48%, los de Inbursa caen 31.61 y los de Banorte 29.28%, según datos de Economática.

“Las reducciones en las tasas de interés genera mayor presión sobre los ingresos por intereses y por lo tanto, en su margen financiero”, destacó Alejandro González, analista de Intercam.

El Banco de México ha disminuido en 2020 su tasa objetivo en 275 puntos base, de 7.25% a su nivel actual en 4.50 por ciento, y analistas creen que podría reducirla hacia el cierre del año hasta en 50 puntos base más, es decir a 4 por ciento.

Las emisoras del sector cotizan con descuento de entre 38 y 40 por ciento, respecto a su valuación promedio de los últimos cinco años. Regional tiene cotiza a un múltiplo P/U de 4.95 veces, respecto a su promedio del último lustro de 12.04 veces, otro ejemplo es Banorte, cuya valuación actual tiene un descuento de casi 50 por ciento, de acuerdo con cifras de Refinitiv.

Es decir, si antes para Banorte se necesitaban 12 años de sus utilidades para comprar todas sus acciones, ahora se necesitan solo 6 años. En situación similar está Gentera. Respecto a Banco Santander, su múltiplo actual de 4.72 veces, en contraste con su promedio del último lustro de 10.68 veces.

“Las medidas de apoyo que permitieron a los bancos el diferimiento del crédito de ciertos clientes, originalmente entre 4 y 6 meses (anunciado por la CNBV a finales de marzo), también disminuyeron los intereses obtenidos en el período” expresa Intercam.

Un reporte de Credit Suisse con las últimas cifras disponibles de la CNBV refiere que los márgenes a julio para los bancos mexicanos se consideran muy negativos, con un fuerte deterioro en el crédito, aunque no es sorpresa, así como una marcada desaceleración en el crecimiento de los préstamos, la mayor baja en una década.

El especialista de Intercam refirió que un punto muy importante para los bancos ha sido la creación e incremento de las estimaciones preventivas que tiene como fin encarar la crisis sanitaria, siendo crucial el estimar qué parte de sus deudores podrían no seguir pagando sus créditos. Cabe recordar que los bancos otorgaron periodos de gracia al pago de capital o de intereses, sin embargo, prevén que cierta parte de los usuarios que hicieron uso de estas medidas terminarán cayendo en cartera vencida.

El especialista recordó que según datos de la Asociación de Bancos de México, se han adherido a este programa hasta 9.2 millones de usuarios a julio, lo que también provocó una baja en los intereses obtenidos por los grupos financieros. “La mayoría de los bancos y el sistema en conjunto entró a esta crisis con niveles de morosidad, cobertura y capital saludables, permitiendo que el grueso del sistema supere la crisis, aunque esperamos ver afectaciones en los niveles e indicadores en lo que resta del año y durante el 2021” dijo Alejandro González.

El reporte de la casa de bolsa advierte que durante marzo y abril se incrementó el crédito otorgado, especialmente en el sector empresarial ante la búsqueda de liquidez, en contraste con la tendencia de largo previo que era de desaceleración. Sin embargo, el especialista de Intercam dice que esperan que la tendencia prevalezca.

“La suma de una cartera de crédito creciendo a menores ritmos, las tasas de interés a la baja y la creación de provisiones preventivas para hacer frente al impacto por el Covid, han llevado a afectaciones en la utilidad, lo que implica una menor rentabilidad por parte de las instituciones financieras”, advirtió González.

Para la segunda mitad del año prevé que el Índice de Morosidad del sistema, que actualmente es de 2.14% aumente, ya que los plazos de diferimiento de deuda dados como apoyo a los usuarios están finalizando, en tanto que para el índice de cobertura señala que hay un aumento debido al alza en las estimaciones preventivas.

No obstante, no todo es negativo, pues el índice de capitalización (ICAP) del sistema es de 16.41%, “lo que refleja niveles sólidos; estos niveles permiten enfrentar la crisis (excluye información de Banco Famsa)”, expresó González. Banco Famsa se declaró en bancarrota hace algunas semanas.

Saldrían del índice

En estas condiciones, el viernes pasado se dio a conocer de manera preliminar que Banco Santander México y Regional resuenan fuerte como las emisoras que dirán adiós a la selecta muestra del S&P/BMV IPC el siguiente 21 de septiembre.

S&P Dow Jones Indices informó que la salida de estos grupos financieros obedece a que no cumplen con la mediana mensual de importe diario operado de los últimos 3 y 6 meses, que implica un valor mínimo de 30 millones de pesos de valor de mercado.

claudia.tejeda@eleconomista.mx