?Las existencias trimestrales de maíz en Estados Unidos fueron revisadas a la baja luego de que el clima seco redujo los rendimientos y la demanda del cereal como alimento, informó el viernes el Departamento de Agricultura de ese país (USDA) en un reporte que apuntaló los precios del grano.

Los futuros de maíz en Chicago subieron más de 3% tras el reporte y el trigo cayó en casi 3% a nuevos mínimos, ya que los operadores se enfocaron en las crecientes existencias globales y estadounidenses.

Además, el USDA mostró que el reciente declive en los precios alentó a los agricultores a plantar menos trigo en la zona central de EU.

El área total sembrada de trigo para el 2014 se redujo 3% desde hace un año, a 16 millones de hectáreas. Las siembras de trigo duro rojo de invierno subieron y las del cereal blando rojo de invierno cayeron.

Las existencias trimestrales de maíz a menudo son los datos del USDA que provocan mayor fluctuación en el mercado, pero las cifras del viernes no causaron reacción.

Al 1 de diciembre, luego del primer trimestre del año comercial, Estados Unidos contaba con 10,426 millones de bushels (264 millones de toneladas) de maíz, por debajo de las expectativas del mercado que promediaban 10,790 millones, pero dentro del rango de estimaciones.

El USDA indicó que las cifras sugieren un consumo de maíz en el trimestre de septiembre a noviembre de 4,320 millones de bushels (109 millones de toneladas), un alza de 15.5% en el año, debido a que el fuerte descenso de los precios explicó las exportaciones y la demanda del cereal como alimento.

En su primer pronóstico del año sobre las cosechas en dos meses, el ?USDA proyectó la cosecha de maíz estadounidense en el 2013 en 13,925 millones de bushels (unas 353 millones de toneladas).

Ello es todavía un nivel récord aunque por debajo del promedio de estimaciones del mercado de 14,066 millones de bushels.

Esto confundió la reciente expectativa en el mercado de maíz de que las grandes cosechas, pues en general sólo aumentan más.

Los rendimientos del maíz de 158.8 bushels por acre (unas 9.9 toneladas por hectárea) se redujeron con respecto a los 160.4 bushels estimados en noviembre y también estuvieron por debajo de los pronósticos del mercado.