Los miembros del Banco Central Europeo acordaron la semana pasada por unanimidad que evaluarían a comienzos del 2015 cómo y cuándo reaccionar a los riesgos de que la inflación baje más, y podrían entonces cambiar sus planes de compra de activos, informó el lunes un importante funcionario del BCE.

Benoit Coeure, miembro del Consejo de Gobierno del BCE, dijo que la única diferencia en la reunión del jueves pasado fue acerca de las modificaciones en el lenguaje sobre la expansión de la hoja de balance del banco.

La discusión del jueves se centró en cómo y cuándo reaccionar a los riesgos a la baja de la inflación , manifestó Coeure en un comunicado en respuesta a preguntas de Reuters.

Se acordó por unanimidad que se evaluará a comienzos del año próximo y podemos alterar el tamaño, ritmo y composición de nuestras compras de activos , agregó.

No se votó sobre política monetaria. La única diferencia fue sobre cómo comunicar el curso futuro de nuestra hoja de balance ahora y a comienzos del 2015 , aseguró.

Fuentes del BCE dijeron la semana pasada que Jens Weidmann y Sabine Lautenschlaeger, miembros del BCE y ambos alemanes, se habían opuesto a la decisión del BCE de usar un lenguaje más firme sobre la expansión de la hoja de balance del banco.

Debilidad

La economía de la zona euro se está debilitando masivamente , advirtió el lunes un importante funcionario del BCE y sostuvo que la impresión de dinero fresco para comprar bonos soberanos podría ayudar a detener la caída.

El jefe del banco central de Austria, Ewald Nowotny, respaldó un sendero más ambicioso para el BCE, distanciándose de Alemania, donde su banco central se opone a la impresión de dinero mediante un alivio cuantitativo.

Vemos un debilitamiento masivo en la economía de la zona euro , expresó Nowotny, miembro del Consejo de Gobierno del BCE, el organismo que debe votar sobre alguna decisión para comprar bonos de gobiernos.