Como consecuencia de la crisis que se está viviendo en Ucrania, la volatilidad de precios en los commodities se ha ido por las nubes, y los mercados se han movido estrepitosamente.

Tan sólo para poner en perspectiva a qué me refiero, basta decir que, en el caso de los granos, el maíz con vencimiento a marzo que cotiza en Chicago se ha incrementado en 27.16 dólares/tonelada del 9 de enero a la fecha, lo que equivale a 16.75%, mientras que el trigo al mismo plazo ha avanzado 17.18%, o sea US34.81 /tonelada desde el pasado 29 de enero. Por su parte, la soya ha ganado casi 24% equivalente a 103.16 dólares/tonelada desde comienzos de este año. Sin embargo, cabe destacar que tan sólo durante la semana pasada, el maíz a mayo se incrementó en 5.5%, el trigo un espectacular 9.09% y la soya 3.13 por ciento.

En el caso de los metales, el oro, tras sufrir su peor caída en 12 años ha incrementado su cotización desde los niveles mínimos alcanzados el pasado mes de diciembre, en 145.1 dólares, para cerrar en 1,339.50 dólares/onza el pasado viernes, mientras que la plata ha ganado 11.9% en lo que va del año.

Si hablamos de energéticos, la historia no es muy diferente en cuanto a volatilidad se refiere.

Como pueden apreciar, la volatilidad que se ha vivido en el precio de las mercancías ha sido enorme y la situación que hoy se vive en Ucrania solamente la agrava, debido al rol que éste país juega en la producción, comercialización y distribución de estos productos.

En el caso de los granos, Ucrania produjo en el ciclo 2013-14, 30.9 millones de toneladas de maíz, de las cuales exporta al mundo 18.5 millones de toneladas, lo que lo convierte en el tercer exportador de maíz a nivel mundial, sólo por debajo de Estados Unidos y China, mientras que en el caso del trigo, éste país produjo 22.28 millones de toneladas, de las cuales exporta 10 millones de toneladas, convirtiéndose así en el sexto exportador de trigo a nivel mundial.

Los puertos más grandes de exportación de granos en Ucrania son 3:Yuzhny, Illichovsk y Odessa, todos al noroeste del Mar Negro, y es importante destacar que aunque estos puertos se encuentran lejos de Crimea, zona en donde los Rusos han buscado retomar el control del territorio, la simple posibilidad de que se vea interrumpido el flujo de exportaciones de granos de Ucrania al mundo generó fuertes reacciones a la alza en los precios de estos productos, ya que lo anterior se traduciría en un incremento de la demanda de maíz y trigo estadounidense, que de por sí ha sido ya lo suficientemente fuerte como para generar las alzas que hemos visto a lo largo del año.

Por el lado de los energéticos, es impresionante el entramado de gasoductos que los rusos tienen tendido desde el oeste de Siberia, a través de Ucrania y que alimenta a varios países de Europa occidental. Podrán imaginar lo que significaría en términos de precios el que le cierren la llave al flujo del energético en esta zona.

Ante toda esta incertidumbre, el oro sin duda, ha regresado por sus fueros como una alternativa segura para invertir.

Para cerrar la semana, los datos de empleo en Estados Unidos generaron más dudas que certezas, ya que si bien es cierto que los empleos generados salieron por encima de lo esperado, la tasa de desempleo se incrementó de 6.6 a 6.7%, lo que genera que algunos analistas consideren que la Fed no debería de efectuar revisiones en su programa de apoyo a los mercados en su reunión del 18 y 19 de marzo próximos.

¡La volatilidad seguirá al tope!

¿Ya tomaste coberturas?

[email protected]