El crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) concluyó el 2012 con una caída de 7.1%; mientras que en Europa el crudo Brent acumuló un rendimiento anual de 3.5 por ciento.

Los precios del WTI concluyeron el año pasado en 91.82 dólares por barril en el mercado de materiales de Nueva York, luego de alcanzar máximos anuales de 109.81 dólares a mediados de mayo. Éste fue el primer año bajista para el WTI en los últimos cuatro.

Por el contrario, en el mercado de Londres, el Brent concluyó un positivo año en 111.11 dólares por barril, además de marcar su mayor promedio anual en los últimos cuatro años también de 111 dólares.

Los temores derivados de una menor demanda por el menor ritmo de crecimiento en el mundo y el recrudecimiento de los problemas en Medio Oriente determinaron los precios de los energéticos el año pasado.