A principios del 2014, la mayoría de los analistas financieros y bursátiles pronosticaron que el índice de Precios y Cotizaciones (IPC), principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se vería favorecido por la aprobación de las reformas estructurales y lo ubicaron para el cierre del año en un nivel promedio de 45,500 puntos; incluso, algunos lo llevaron a 48,000 unidades.

Los analistas recalcaron que si bien se aprobaron ajustes en materia energética y de telecomunicaciones, no se contaba con que iba a haber en la segunda mitad del año un desplome en los precios del petróleo, que llevó a la mezcla mexicana de exportación a una de sus peores caídas de los últimos años, al tocar los 47.04 dólares por barril.

Tampoco tomaron en cuenta el nerviosismo que seguía generando la posibilidad de una pronta subida en las tasas de interés de referencia en Estados Unidos, por parte de la Reserva Federal de EU.

Juan Francisco Caudillo, analista técnico de Monex, consideró que luego de varios días de volatilidad, durante las últimas dos semanas el IPC registró una alza llegando a un nivel máximo de 43,320 puntos desde el 16 de diciembre, cuando cayó a un mínimo de 39,580 unidades.

En el año, el mayor rango se observó el 8 de septiembre, cuando alcanzó los 46,554 puntos.

En el 2013, el IPC terminó en 42,727 puntos, que significó una disminución de 2.24% con respecto al 2012.

El especialista enfatizó que, a pesar del reciente rebote, se espera que continúe el movimiento bajista y se extienda en los primeros meses del año, para buscar ubicarse entre los 37,000 y 38,000 puntos.

Carlos Ponce, director general de análisis y estrategia de Ve por Más, consideró que varios elementos jugaron en contra del mercado accionario local: Analistas y manejadores de recursos internacionales se mostraron temerosos por el posible aumento en las tasas de interés en EU .

Otra variable que tampoco jugó a favor fue la caída del petróleo, que a pesar de que no afectará a la economía mexicana en el 2015 por las coberturas, sí generaría problemas de ingresos en los siguientes años.

Incluso hay preocupación en las valuaciones del mercado mexicano, las cuales se consideran relativamente altas respecto de otros países.

Recordó que la racha alcista de hace unos días en los indicadores accionarios estadounidenses y que arrastraron al IPC se debieron a los datos de que en la temporada de compras navideñas vio el mejor crecimiento en tres años.

[email protected]