El mercado del petróleo podría ver otro año de superávit en 2017 si no hay un recorte de producción de la OPEP, ya que los productores en todo el mundo aumentan la oferta y el crecimiento de la demanda vacila, dijo el jueves la Agencia Internacional de Energía (AIE).

En su reporte mensual, la AIE dijo que el suministro mundial de crudo creció en 800,000 barriles por día (bpd) en octubre, a 97.8 millones de bpd, debido a un bombeo récord de la OPEP y a un aumento de la producción de países que no forman parte del grupo, como Rusia, Brasil, Canadá y Kazajistán.

La AIE mantuvo su pronóstico de expansión de la demanda para el 2016 en 1.2 millones de bpd y espera que el consumo aumente al mismo ritmo el próximo año, tras ralentizarse gradualmente desde el máximo de cinco años de 1.8 millones de bpd que anotó en 2015.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se reunirá a fines de noviembre para discutir una propuesta de recorte de la producción a un rango de entre 32.5 millones y 33 millones de bpd.

Sin embargo, el desacuerdo entre sus miembros sobre algunas exenciones y los niveles de producción individuales ha planteado dudas sobre la capacidad del grupo para ofrecer una reducción significativa.

"Si no se alcanza un acuerdo y algunos miembros individuales continúan expandiendo su producción, entonces el mercado se mantendrá en superávit durante todo el año, con pocas perspectivas de un aumento significativo en los precios del crudo. En efecto, si el excedente de suministro persiste en 2017 habrá cierto riesgo de que los precios caigan", dijo la AIE.

La entidad dijo que prevé que la producción de crudo fuera de la OPEP crezca a una tasa de 500,000 bpd el próximo año, que se compara con un declive de 900,000 bpd este año. Eso significa que en 2017 podría haber otra acumulación de inventarios si la OPEP no alcanza un acuerdo para reducir el bombeo.

estrategias@eleconomista.mx