Londres. Una feroz tormenta, con vientos de hasta 160 kilómetros por hora, azotó el miércoles a Europa occidental, lo que provocó el descarrilamiento de trenes, la caída de árboles y la cancelación de vuelos.

Al menos una persona murió y otras 23 resultaron lesionadas en Francia y Suiza, informaron las autoridades de ambos países.

Hubo trenes descarrilados en Suiza y Alemania a causa de la tormenta, y cientos de miles de viviendas en Francia, Suiza, Gran Bretaña e Irlanda se quedaron sin electricidad. Un esquiador murió en los Alpes franceses, luego de ser golpeado por un árbol que cayó en Morillon, en Alta Saboya, detallaron las autoridades.

Los meteorólogos allí dijeron que los vientos alcanzaron los 160 kilómetros por hora en Cumbria, a 450 kilómetros al noroeste de Londres. Los fuertes vientos afectaron también el aeropuerto Charles de Gaulle, donde algunos vuelos quedaron demorados.

En París, 30,000 viviendas se quedaron sin electricidad, mientras que en todo el país galo la suma de viviendas afectadas fue de  200,000.