Washington. El presidente Trump emitió una declaración saturada de exclamaciones con las que defiende a Arabia Saudita, y no sólo eso, continuó cuestionando la conclusión de la CIA respecto a que el príncipe heredero, Mohammed bin Salman, fue responsable de la muerte del periodista Jamal Khashoggi.

Para Trump el tema está cerrado. “Pudiera ser que el príncipe heredero tuviera conocimiento de este trágico acontecimiento. ¡Quizá lo tuvo y quizá no! Puede que nunca sepamos todos los hechos que rodearon el asesinato del señor Jamal Khashoggi”, dijo Trump en un largo comunicado.

Trump relativiza los análisis de la CIA: “El rey Salman y el príncipe heredero Mohammed bin Salman niegan vigorosamente cualquier conocimiento de la planificación o ejecución del asesinato del Sr. Khashoggi. Nuestras agencias de inteligencia continúan evaluando toda la información”.

El viernes pasado, una fuente comentó a The Washington Post que el crimen no pudo ocurrir sin que la orden no viniera de la oficina del príncipe heredero.

En el comunicado, no se expresa nada sobre aportaciones de la CIA.

Exculpa y justifica

En la declaración de ocho párrafos, el presidente elogió los lazos económicos de Arabia Saudita con Estados Unidos y enfatizó la oposición del país árabe a Irán. Señaló que Arabia Saudita consideraba a Khashoggi un “enemigo del estado” y un miembro de la Hermandad Musulmana, pero insistió en que su “decisión no se basó en eso”.

Rechazó las sugerencias de recortar los contratos de armas que su país tiene con Arabia Saudita, ya que, de hacerlo, Rusia y China se beneficiarían.

El presidente pareció anticiparse a las posibles críticas del Congreso, donde varios proyectos de ley pendientes buscan castigar a Arabia Saudita. Algunos de los aliados de Trump, incluido el senador republicano Lindsey O. Graham, han dicho que Mohammed no tiene credibilidad y que no tratarán con él en el futuro.

“Entiendo que hay miembros del Congreso a los que, por razones políticas o de otro tipo, les gustaría ir en una dirección diferente”.

Estados Unidos, sentenció Trump, “tiene la intención de seguir siendo un socio firme de Arabia Saudita”.