Kirstjen Nielsen presentó su renuncia como secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, lo que marcó la salida de un segundo funcionario de inmigración en cuestión de días, mientras la Casa Blanca sigue lidiando con la afluencia de migrantes en la frontera sur.

“La Secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, abandonará su cargo y me gustaría agradecerle por su servicio”, escribió Trump en su cuenta de Twitter este domingo.

Kevin McAleenan, comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, se convertirá en el secretario interino del departamento, señaló Trump en un tuit: “Me complace anunciar que Kevin McAleenan, el actual Comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza de EU, se convertirá en secretario interino de XXXXDHSgov. ¡Tengo confianza en que Kevin hará un gran trabajo!”.

El anuncio en Twitter se produjo poco después de que Trump y Nielsen se reunieran en la Casa Blanca, según dos altos funcionarios Nielsen no tenía intención de renunciar pero se vio obligada a hacerlo.

En su carta de renuncia a Trump, Nielsen dijo que era el “momento adecuado para hacerse a un lado”, a pesar de lo que ella describió como “el progreso en la reforma de la seguridad de la patria para una nueva era”.

“Espero que el próximo Secretario cuente con el apoyo del Congreso y de los tribunales para fijar las leyes que han impedido nuestra capacidad de asegurar las fronteras de Estados Unidos y que hayan contribuido a la discordia en el discurso de nuestra nación”, agregó .

Trump no estaba contento con el trabajo de Nielsen desde antes de que una caravana de migrantes centroamericanos llegara a San Diego en el 2018 y se volvió a frustar con Nielsen a principios del 2019 a medida que aumentaba la cantidad de migrantes y cuando ella expresaba preocupaciones legales sobre algunos de los impulsos más severos de Trump, particularmente cuando sus demandas chocaban con las leyes de migratorias de EU.

EU lidia con ola migratoria

En los últimos días, Trump ha lidiado con una respuesta al aumento de migrantes en la frontera, en particular amenazando con cerrar la frontera con México pero retrocedió pocos días después, ante la advertencia de líderes empresariales y legisladores republicanos de que un cierre fronterizo podría ser devastador para la economía.

Según el Departamento de Seguridad Nacional, el número de detenciones en la frontera sur se disparó en marzo, a casi 100,000 arrestos en comparación con los 58,000 en enero.