A medida que las divisiones entre los dos principales campos ideológicos dentro del Partido Republicano crecían en el intento de ponerse de acuerdo en encontrar un reemplazo a la ley sanitaria que impulsó el expresidente Barack Obama, Donald Trump fustigó a congresistas demócratas y unos cuantos de su partido por no aprobar la ley para reemplazar a la reforma de salud advirtiendo que regresaremos .

Las senadoras republicanas Susan Collins (Maine), Shelley Moore Capito (Virginia Occidental) y Lisa Murkowski (Alaska), se declararon en contra de la nueva iniciativa luego de que dos senadores de ese partido, Mike Lee de Utah y Jerry Moran de Kansas, indicaron que no la apoyarían en la votación inicial que tendría lugar la semana entrante. Ello significó que por lo menos cuatro de los 52 senadores republicanos estaban en contra, dos más de los que el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, necesitaba para superar la oposición unánime de los demócratas.

No vine a Washington para herir a la gente , dijo Moore Capito en un comunicado escrito. No puedo votar para revocar Obamacare sin un plan de reemplazo que lleve mis preocupaciones y las necesidades de los habitantes de West Virginia .

Capito particularmente ha criticado los fuertes recortes que el plan estipula para Medicaid, el programa federal de ayuda para personas de bajos ingresos.

En sus tuits matutinos, el mandatario desató una lluvia de críticas por su obsesión en contra de Obama. Ahora, hay que dejar que Obamacare fracase y dejar a los demócratas que vengan a nosotros para arreglarlo .

Anteriormente Trump mencionó la posibilidad de suspender los pagos a las aseguradoras que subsidien los costos médicos para millones de personas de bajos ingresos.

Las aseguradoras enfatizan que ese tipo de amenazas es lo que las hace abandonar algunos mercados y aumentar las primas.

Lamentablemente, es ahora evidente que el esfuerzo para revocar y reemplazar inmediatamente el fracasado Obamacare no tendrá éxito , dijo McConnell en un comunicado tarde del lunes, que en efecto equivalía a una admisión de derrota.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, criticó en duros términos la idea de derogar Obamacare sin un reemplazo. Mantenerla en vigencia durante dos años, un periodo de gracia que utilizarían los republicanos para empezar de cero y presentar otra iniciativa legal, es algo que el presidente Trump sugirió tras el rotundo fracaso.