El domingo por la noche y, sorpresivamente, el presidente de Estados Unidos (EU), Donald Trump, aceptó y firmó el proyecto de ley aprobado la semana pasada por el Congreso. El proyecto de ley inyectará cerca de 900,000 millones de dólares a la economía estadounidense, con ayudas para los desempleados y cheques directos, hasta por 600 dólares, para las familias estadounidenses, entre otras medidas.

Hasta el sábado pasado, el presidente Trump exigió cheques entre 2,000 y 4,000 dólares para las familias de EU como condicionante para aprobar el proyecto bipartidista, medida que los senadores demócratas respaldaron, sin embargo, los senadores republicanos la rechazaron, por lo que el paquete de ayudas quedó “estancado” por varios días.

Igualmente, el sábado expiraron las extensiones de beneficios de ayuda por desempleo y, sin la aprobación del gobierno de Trump del proyecto de ley, millones de desempleados hubieran quedado a la deriva.

A inicios de diciembre, Brookings Institution estimó que alrededor de 10 millones de estadounidenses perderían las extensiones con la expiración de los dos programas federales de desempleo, en la noche del 26 de diciembre. Por otro lado, analistas y economistas creen que la cifra podría ser aún mayor, dado el número de estadounidenses que han perdido sus trabajos desde Acción de Gracias.

De igual manera, si Trump no firmaba el acuerdo antes de la medianoche del martes, el gobierno federal de EU corría el riesgo de cerrar actividades, obligando a las instituciones gubernamentales a despedir a cientos de trabajadores.

Primero US600, luego US2,000

Durante el fin de semana, diferentes políticos instaron al presidente Trump a firmar el proyecto de Ley, argumentando que, una vez aprobado, exigiera más dinero al Congreso.

Bernie Sanders, el senador independiente de Vermont y uno de los defensores en el Senado de los cheques por 2,000 dólares, dijo que Trump necesitaba firmar primero la legislación inicial del Congreso.

“Lo que está haciendo el presidente en este momento es increíblemente cruel. Millones de personas están perdiendo sus beneficios de desempleo extendidos”, dijo Sanders a ABC News el domingo.

Sanders agregó: “Quiero 2,000 (dólares). El pueblo estadounidense quiere 2,000. Lo necesitan dada la crisis económica. Entonces, lo que tenemos que hacer es que el presidente firme este proyecto de ley hoy, ahora mismo. De lo contrario, el sufrimiento de este país será inmenso y luego podremos ocuparnos de inmediato de los 2,000 dólares".

Por su parte, el senador republicano Pat Toomey dijo a Fox News Sunday que el presidente  debía aprobar el proyecto de ley ahora, y luego presionar para obtener más dinero.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que la firma de este paquete es el inicio de otra gran legislación en favor de los estadounidenses. Dijo que los senadores republicanos deben unirse a Trump para ir por los cheques de 2,000 dólares.

valores@eleconomista.mx