El presidente Donald Trump dijo el lunes que está considerando a cinco mujeres para llenar el escaño en la Corte Suprema de Estados Unidos que dejó la reciente muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg, y agregó que anunciará su elegida el sábado.

Hablando con reporteros antes de salir de la Casa Blanca para asistir a un evento de campaña en Ohio, Trump trató además de desacreditar la declaración de la familia de Ginsburg de que su último deseo era que el próximo presidente nombrara a su sucesor.

Más temprano, Trump dijo que anunciará su elección para la Corte Suprema al final de la semana, moviéndose con rapidez para llenar la vacante dejada por el icono liberal y consolidar la mayoría conservadora de 6-3 antes de la elección del 3 de noviembre.

Ginsburg falleció el viernes a los 87 años por complicaciones de un cáncer pancreático.

Trump dijo que el Senado, bajo control republicano, debería celebrar una votación antes de la elección.

"La votación final debería celebrarse antes de la elección. Tenemos mucho tiempo para eso", señaló en Fox News.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell afirmó que intentará agendar el voto. Los republicanos tienen una mayoría de 53-47 en el Senado, pero dos de sus senadoras -Susan Collins de Maine y Lisa Murkowski de Alaska- dijeron el fin de semana que la Cámara Alta no debería seguir adelante con el proceso antes de los comicios.

McConnell tiene tiempo, ya que el nuevo Congreso no tomará posesión hasta el 3 de enero. Los demócratas esperan poder hacerse con el control del Senado en la elección.

La muerte de Ginsburg agitó la campaña, ofreciendo a Trump y su partido la oportunidad de fortalecer su influencia sobre el tribunal, cuyas decisiones influyen en la mayoría de las esferas de la vida estadounidense, como el aborto, el cuidado de la salud, los derechos sobre las armas, el acceso al voto, los poderes presidenciales y la pena de muerte.

Trump ha mencionado como posibles candidatos a Amy Coney Barrett y Bárbara Lagoa, jueces de cortes de apelaciones en Chicago y Atlanta, respectivamente, y que fueron nombradas por el mandatario en sus actuales trabajos. En Fox también fue preguntado por la juez Allison Rushing, con sede en Richmond.

Consultado sobre Lagoa, una jurista conservadora de Florida de ascendencia cubana, Trump dijo: "Es hispana. Es una mujer tremenda por lo que sé. No la conozco. Florida. Amamos Florida". El estado es un campo de batalla crucial para las posibilidades de Trump de ganar a su rival demócrata, Joe Biden.

"No voy a asumir el fracaso en este momento", dijo Biden, que reiteró su promesa de nombrar a la primera mujer negra en la Suprema si tiene la oportunidad. "Esta votación, esta lucha, esta nominación no acabará hasta que el Senado vote, si vota. Y ganar esa votación, si se celebra, lo es todo".

 

rrg