Pleasant Grove. DOCENAS DE tornados, generados por un poderoso sistema de tormentas, devastó amplias zonas de poblados del sur estadounidense, dejando al menos 250 muertos en la más mortífera racha de tormentas en 40 años, dijeron autoridades de EU.

Funcionarios federales previeron este jueves que se espera que el saldo de muertos aumentará.

La agencia estatal de emergencias de Alabama confirmó 131 muertes. Detalló que se registraron 32 en Mississippi, 24 en Tennessee, 13 en Georgia, ocho en Virginia y una en Kentucky.

El Centro Nacional de Predicción de Tormentas en Norman, Oklahoma, dijo haber recibido reportes confirmados de al menos 137 tornados, y se esperaban más el jueves por la tarde.

Mientras, el titular de dicho Centro, Dave Imy, aseguró que no se habían rastreado tantos tornados desde 1974, cuando se registró un saldo total de 315 muertos.

En este suburbio de Birmingham, una de las tormentas levantó camiones por los aires y destruyó sólidas casas de ladrillos.

En todo el estado de Alabama se informó que más de 1 millón de personas se quedaron sin servicios como agua y electricidad.

Por su parte, el gobernador de Alabama, Robert Bentley, activó a 2,000 tropas de reserva de la Guardia Nacional, entre otras cosas para ayudar en la búsqueda de muchos desaparecidos.

Dijo que el Centro Meteorológico Nacional hizo una estupenda labor en alertar a la población sobre la inminencia de las tormentas, pero que desgraciadamente es poco lo que se puede hacer contra tornados de 2 kilómetros de grosor y de una fuerza mucho mayor a la normal.

Además, el sistema de tormentas se extendió desde Texas a Nueva York, en donde docenas de carreteras quedaron dañadas.

Asimismo, los gobernadores de Alabama, Mississippi y Georgia declararon zonas de desastre y condiciones de emergencia extrema.

En Washington, el presidente Barack Obama envió condolencias a las zonas afectadas y anunció que de inmediato había autorizado ayuda federal de emergencia para las zonas afectadas por los tornados.

Una de las poblaciones más afectadas fue Tuscaloosa, con 83,000 habitantes y sede de la Universidad de Alabama, en donde un poderoso tornado arrasó totalmente con viviendas y edificios.