Las autoridades de Alemania vinculadas a la inmigración llevan a cabo una tarea mamut para registrar a todos los refugiados que entran al país y decidir con prontitud su situación, tomando en cuenta su petición de asilo.

El presidente de la Oficina Federal de Migración y Refugiados, Frank Jürgen Weise, informó en conferencia de prensa la forma en la que se trabaja para optimizar esos procedimientos, de forma que se deporte o se otorgue el asilo en un lapso que no sea un lastre para el inmigrante.

NOTICIA: Vía crucis migratorio se empantana en un laberinto burocrático en Alemania

Weise es asimismo el presidente de la Oficina Federal del Trabajo, instancia que gestiona la oferta y la demanda laborales, financía nuevas capacitaciones y lleva a cabo la estadística del empleo y desempleo en el país, entre sus principales tareas.

La canciller federal, Ángela Merkel, puso a Weise al frente de la Oficina de Migración con el objetivo de que los refugiados que obtengan el asilo puedan ser canalizados a la brevedad para que aprendan el idioma, se capaciten y sean integrados al mercado laboral.

Las dimensiones de la tarea quedan registradas en la estadística: de alrededor de un millón de refugiados que ingresaron a Alemania en 2015, 280,000 solicitudes fueron decididas, mientras que entre 670,000 y 700,000 casos están abiertos.

Esa última cifra se integra de 370,000 solicitudes que están pendientes de decisión, mientras que el resto son refugiados que aún no han sido registrados por las autoridades.

NOTICIA: Los refugiados deben regresar a sus países cuando acabe la guerra: Merkel

Las cifras han desencadenado fuertes críticas contra el gobierno de Merkel por parte de determinados sectores de la población, en particular quienes tienen una predisposición a la xenofobia, tanto a la derecha como a la izquierda del espectro político alemán.

Weise señaló que el personal que trabaja las solicitudes de asilo ha sido aumentado en 6,300 nuevos empleados, cifra de nuevas contrataciones que se alcanzará a mediados de 2016.

Si queremos gestionar un millón de solicitudes, necesitamos resolver seis mil solicitudes diarias , dijo.

Los nuevos miembros del personal que están siendo incorporados para esa labor son asimismo personas que cuentan con formación y conocimientos para tomar una decisión semejante.

Durante la solicitud de asilo, las autoridades de la Oficina Federal de Migración cuentan con traductores de los idiomas de donde proceden los refugiados, como Siria, Irak, Afganistán, Irán y los países árabes del Norte de África, el Mahgreb.

NOTICIA: Alemania recibió casi 1.1 millones de migrantes

Los refugiados que proceden de los así llamados países seguros, que son casi todos los de los Balcanes, los del Mahgreb así como de Afganistán, son separados con vistas a indagar más profundamente si son susceptibles de recibir asilo en Alemania.

Los que vienen de países inseguros, incluso deben llenar un curriculum para ser canalizados al mercado de trabajo.

Cada refugiado que queda registrado se le dota de una credencial, que a su vez pueda ser leída digitalmente y, que contiene su registro y sus datos, así como las informaciones biométricas del individuo, de manera que si se registró ya en otro centro, sea detectado de inmediato.

Los refugiados que se quedan tienen enseguida acceso a una aplicación (App) con la que obtienen datos e informaciones necesarias para poder empezar a integrarse y ubicarse en Alemania.

NOTICIA: Alemania prevé gastar 17,000 mde en migrantes en 2016

El gobierno federal y el sector de oficios manuales (como plomería y carpintería) están creando cursos especiales de capacitación para colocar en el mercado de trabajo a 10,000 refugiados jóvenes, muchos de ellos mujeres, según la ministra de Educación, Johanna Wanka.

Un sector de los refugiados jóvenes con bases académicas son colocados en las Universidades alemanas, iniciativa a la que en términos generales han reaccionado en forma positiva, especialmente las mujeres jóvenes inmigrantes.

erp