Más de 86,000 pedidos de subsidio por desempleo se realizaron en marzo en Uruguay debido a la emergencia sanitaria por el coronavirus, multiplicando por ocho las solicitudes recibidas en un mes promedio, según datos oficiales.

De las 86,044 demandas realizadas en marzo, la mayoría (casi 80%) se deben a suspensión de actividades, alrededor de un 8% corresponden a reducción de horas de trabajo y otro 8% a despidos, de acuerdo a datos proporcionados por el Banco de Previsión Social.

En un mes promedio, la institución recibe alrededor de 11,000 pedidos, de acuerdo a medios locales.

Las actividades más afectadas son el comercio, las industrias manufactureras y los alojamientos y servicios de comida, que en conjunto suman más de la mitad de los pedidos.

Una encuesta realizada por la Cámara de Industrias del Uruguay a 122 empresas manufactureras entre el 20 y el 27 de marzo reveló que el 74% prevé enviar a parte de su plantilla de empleados al seguro de paro, un mecanismo que asegura un ingreso al trabajador formal cuando pierde el empleo o ve suspendido temporalmente su trabajo.

El 69% tuvo caídas de ventas en marzo debido a la crisis por el Covid-19 y el 87% considera que esa tendencia se mantendrá en abril.

Frente a la paralización laboral originada por la emergencia sanitaria, el gobierno uruguayo creó un seguro de desempleo flexible que permite solicitarlo por reducción de horas o días laborales. Antes se precisaba un paro mínimo de un mes para pedir el subsidio.

Uruguay registra hasta este jueves 350 casos confirmados y cuatro muertes por Covid-19.