Pese a que Andrés Manuel López Obrador ha cambiado la retórica del Ejecutivo hacia los migrantes que transitan por el país, todavía las instituciones que tienen contacto con los caminantes mantienen las mismas estrategias de realizar redadas y deficiencias en el trato con las personas que buscan cruzar a Estados Unidos, coincidieron especialistas y activistas.

El padre y activista en favor de los migrantes Alejandro Solalinde alertó —en entrevista— que si bien López Obrador ha mostrado sensibilidad ante el fenómeno de la migración, instituciones como el Instituto Nacional de Migración, así como funcionarios de alto nivel en el rubro mantienen órdenes para realizar operativos en contra de los migrantes.

“Hay un desfase entre lo que se dice y se hace, porque el presidente sigue hablando de derechos humanos, de respeto a los hermanos centroamericanos, sin embargo, no es eso lo que se está haciendo en la forma de operar la migración en México”, dijo.

El activista refirió que se observa “una acción gubernamental ambigua: por una parte acogedora y por otra parte represiva”, ya que en el trato policiaco hacia los migrantes se siguen violando sus derechos humanos, además de que se mantienen redadas para deportaciones.

Solalinde opinó que estos tratos hacia los migrantes tienen que ver con la presión que proviene del gobierno estadounidense para retener la migración de personas.

En este sentido, el activista indicó que se debe informar de qué se trataron las reuniones que tuvo el presidente López Obrador con el yerno de Donald Trump, Jared Kushner, y los acuerdos a los que llegó la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, tras su reciente visita a Estados Unidos.

“Lo que sí sabemos es que, a partir de esa visita, viene un endurecimiento del trato operativo o práctico del gobierno hacia los migrantes”, alertó Solalinde.

Sin política migratoria

Por su parte, la investigadora del Instituto Mora Leticia Calderón indicó que hasta ahora no hay una política en materia de migración en México sino sólo acciones aisladas para tratar el tema.

“Son acciones que han tenido como objetivo enfrentar las situaciones específicas: una caravana, después un tránsito, después una contención en la frontera norte de nuestro país, pero eso no es una política, sino que son simples acciones frente a momentos específicos”, expuso.

La investigadora aseveró también que hay una falta de comunicación entre las instituciones, debido a que por un lado hay un discurso de apoyo a los migrantes y por otro se alerta de la llegada de mayor número de personas, como lo hizo la secretaria de Gobernación.

“Eso nunca se debe hacer porque además no es exponencial; no porque hoy migren 10 mañana van a ser 20 y luego son 30, no”, sostuvo.

Mexicanos en Estados Unidos, sin apoyo

Carlos Arango, presidente de la organización Frente Nacional de Inmigrantes, dijo que con la nueva administración no han existido cambios con respecto a lo que hacían las anteriores. Manifestó que los consulados y la repatriación digna son temas que no han sido atendidos  por el gobierno mexicano.

“Los consulados ahora operan con menos recursos y dicen que van a hacer defensorías, pero realmente no vemos cómo; si no tienen los recursos, no tienen los abogados, no tienen una infraestructura que permita que sean una defensoría en la cuestión de detención, de procesos migratorios que son muy costosos”, explicó.

Arango puntualizó que no hay una política clara de apoyo hacia los mexicanos, pues hasta ahora las propuestas del gobierno para ayudar a los connacionales se han quedado en una perspectiva general sin acciones concretas y realizables.

[email protected]