El martes, Rick Santorum ganó las primarias republicanas en Mississippi y Alabama, de acuerdo con las encuestas de salida y conteos de votos, un sorprendente éxito en el Sur Profundo que indica que Santorum ha consolidado su apoyo entre los conservadores del partido.

Ambas victorias fueron muy cerradas, sólo unos pocos puntos separaban a Santorum de sus rivales Mitt Romney y Newt Gingrich. La lección general de la noche fue que esta larga primaria, lejos de conducir al partido a unirse detrás de un candidato favorito, tiene a los republicanos de izquierda obstinadamente divididos en tres partes.

Sin embargo, para Santorum, los dos triunfos le significan un enorme impulso.

El exsenador de Pennsylvania había acumulado victorias en el Medio Oeste, pero los resultados de ayer mostraron que también podía ganar en el territorio de Gingrich.

Lo hicimos de nuevo , anunció Santorum a sus partidarios en Lafayette, Luisiana, donde el Partido Republicano celebrará su primaria el 24 de marzo. Afirmó que iría a hacer campaña en Puerto Rico, Missouri y otros estados que celebrarán sus concursos próximamente. Vamos a competir en todas partes , dijo.

Ahora es el momento para que los conservadores se unan. Ahora es el momento para asegurarse de que tenemos la mejor oportunidad de ganar esta elección. Y la mejor oportunidad de ganar esta elección es nombrar a un conservador. Vamos a ganar esta nominación , anunció Santorum.

Impuestos Utah

Pero para Gingrich ambas derrotas podrían ser devastadoras.

El expresidente de la Cámara sólo había ganado en los antiguos estados confederados, Carolina del Sur y Georgia, y sus escasas posibilidades en la nominación republicana se sostenían en torno de la idea de que el Partido Republicano necesitaba del sur para ganar y el sur lo quería, más que ningún otro lado.

La blanqueada de Gingrich ayer podría ser el principio de su fin si sus patrocinadores financieros empiezan a perder la fe.

Romney no se dirigió a sus partidarios ayer, sus ayudantes afirmaron que estaba viajando. Uno de esos ayudantes, Eric Fehrnstrom, comentó a CNN: No creo que nadie esperaba que Mitt ganara Alabama o Mississippi. Como dijo Mitt desde el principio: ‘Se trataba de un partido fuera de casa’ .

Afirmó que la cuenta de delegados sigue siendo desalentadora para Santorum; antes de ayer se mantenía detrás de Romney por más de 200 y los resultados divididos le darán pocas posibilidades.