El tercer debate republicano terminó con un puñado de ganadores Marco Rubio, Chris Christie y Ted Cruz y un claro perdedor, el ex gobernador de Florida, Jeb Bush.

Bush, que era el principal candidato al comienzo del año, tuvo un buen momento al inicio del debate cuando atacó a Rubio por su récord de ausencias en el Senado. Pero ese momento se fue diluyendo rápidamente; fue tan mala noche para él que su jefe de campaña se enfrentó afuera del escenario con los productores de CNBC por la falta de tiempo en el aire para Bush.

Rubio, por el contrario, aprovechó el debate para mostrarse como alguien que entiende las preocupaciones de la clase media sobre sus ingresos y sus gastos escolares.

Ted Cruz y Chris Christie también tuvieron momentos fuertes al tiempo que criticaban a los moderadores: Cruz atacó las preguntas hechas por los moderadores como demasiado negativas y Christie los criticaba por preguntar respecto de si el gobierno debe regular el lucrativo negocio del fútbol de fantasía . Christie se burló de los moderadores al comparar el fútbol de fantasía con otros tantos problemas en el país.

Ciertamente no fue una buena noche para los moderadores, quienes fueron abucheados al menos en dos ocasiones debido a que el público pensaba que sus preguntas eran injustas.

Uno de los momentos más fuertes de la noche fue para Donald Trump, cuando dijo que se había aliado con el neurocirujano Ben Carson para forzar a la CNBC para acortar el debate. Ésa, Trump dijo, era una prueba de su promesa básica de campaña: no hay nadie mejor que él en conseguir una buena oferta. El moderador John Harwood negó la afirmación de Trump.

Más temprano, Trump había denunciado que las zonas libres de armas en lugares públicos eran utilizadas como prácticas de tiro de los psicópatas , enfatizando sus credenciales pro armas. Trump tuvo un estado inusualmente tranquilo durante la mayor parte del debate.

La siguiente pregunta fue para el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee, a quien se le preguntó si Trump tenía la autoridad moral para ser presidente. Algunos en la multitud abuchearon. Huckabee rechazó la pregunta: Lo último que necesito es darle un poco más de tiempo , dijo Huckabee. Esa pregunta fue desagradable, pero gracias, gobernador , respondió Trump.

Antes, Rubio llamo a la principal candidata demócrata Hillary Clinton una mentirosa, y dijo que los medios de comunicación trabajaron para encubrir mentiras de Clinton sobre los ataques que mataron a cuatro estadounidenses en Bengasi, Libia, en el 2012.

Después, un intercambio entre un moderador de la CNBC y el neurocirujano retirado Ben Carson que comenzó con preguntas acerca de los lazos de Carson con una compañía de nutrición terminó con la multitud abucheando al propio moderador.

Los abucheos parecían indicar que la gente creía cuando Carson respondió que él no tenía ninguna relación real con la empresa, Mannatech, de la cual informes de prensa han dicho que tiene un historial de acciones legales y acusaciones de falsas afirmaciones.

Después, Rubio aprovechó una aparición para preguntarle a Bush sobre sus problemas financieros personales, como una oportunidad de empatizar con las preocupaciones del dinero de los votantes.

Yo no heredé nada de dinero. Mi papá era un camarero, mi madre era una dama... Yo sé lo que se siente al deber dinero , dijo Rubio, después de que un moderador le preguntara sobre sus deudas personales, incluyendo préstamos estudiantiles. No estoy preocupado por mis finanzas. Estoy preocupado por las finanzas de todos los americanos .