El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, renunció el viernes a su cargo luego de que estuviera en desacuerdo sobre el nombramiento de Anthony Scaramucci, un financiero de Wall Street, como nuevo director de comunicaciones, reportó el diario The New York Times.

Un funcionario de la Casa Blanca informó poco antes que Trump había ofrecido a Scaramucci, un partidario del mandatario desde tiempo atrás, el puesto de comunicaciones del gobierno.

Se espera que Scaramucci, que trabaja actualmente en el Banco de Exportaciones e Importaciones de Estados Unidos, se incorpore en agosto a su nuevo trabajo, dijo el funcionario.

El nombramiento llega en un momento en que la Casa Blanca lidia con la investigación de un fiscal especial y de varias comisiones congresionales por la supuesta interferencia de Rusia en la elección presidencial de 2016 y su potencial colaboración con la campaña de Trump.

El puesto de director comunicaciones estaba vacante desde que Michael Dubke renunció en mayo. Spicer desempeñaba una labor doble como secretario de prensa y director de comunicaciones desde la salida de Dubke.

El funcionario, que pidió preservar el anonimato, dijo que Scaramucci fue entrevistado por el mandatario en la mañana del viernes y que se le ofreció entonces el empleo, que fue aceptado.

Spicer ha recibido muchas críticas por su trabajo como secretario de prensa en la Casa Blanca y llegó a restringir las conferencias de prensas para los medios, luego de tener que responder a todas las aseveraciones y actos realizados por el presidente Donald Trump.

abr