Londres. Enfrentado a un creciente número de inmigrantes irregulares que cruzan el Canal de la Mancha, el Reino Unido se prepara para devolver las embarcaciones hacia las costas francesas, aumentando las tensiones con París, que denunció un "chantaje".

De acuerdo con la prensa inglesa la ministra del Interior, Priti Patel, aprobó que la fuerza fronteriza sea entrenada en técnicas para hacer que las embarcaciones cargadas de migrantes den media vuelta antes de llegar a las costas del sur de Inglaterra.

Respaldada por el primer ministro conservador Boris Johnson, esta estrategia sólo se utilizaría en "circunstancias muy limitadas", según The Daily Telegraph, para las embarcaciones más grandes y cuando se considere seguro hacerlo.

Y para aplicarla, precisó The Times, Patel pidió que se reescriba la interpretación que hace el Reino Unido del derecho marítimo internacional.

Pero advirtiendo de que las devoluciones en altamar pueden dañar "la cooperación" entre los dos países, el ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, llamó el jueves al Reino Unido a "cumplir con su compromiso".

"Francia no aceptará ninguna práctica contraria al derecho marítimo, ni ningún chantaje financiero", tuiteó.

Londres se comprometió en julio a pagar a Francia más de 60 millones de euros (71 millones de dólares) en 2021-2022 para financiar una mayor presencia policial francesa en las costas. Pero, Patel amenazó a principios de esta semana con no trasferir esos fondos si no hay avances.

Downing Street reaccionó negando ningún tipo de "chantaje" y el portavoz de Johnson aseguró que Londres "trabaja con Francia para aplicar" los acuerdos.

"No se puede cooperar con serenidad entre vecinos si uno de ellos recurre a medidas unilaterales", dijo auna fuente del ministerio francés del Interior. “Reino Unido ha hecho unos anuncios (...) que no benefician nadie", agregó, esperando que "atiendan a razones".

Números récord

Patel y Darmanin se reunieron el miércoles en Londres, tras lo cual la ministra británica afirmó en Twitter que quería obtener "resultados".

El propio Johnson afirmó el miércoles ante el Parlamento que el Reino Unido debe utilizar todos los medios a su alcance para acabar con el "comercio ilegal" de los traficantes que cruzan el Canal de la Mancha.

En las últimas semanas se registraron números récord de llegadas de migrantes irregulares, alentados por el buen tiempo.

El lunes, llegaron al Reino Unido por este medio 785 migrantes, tras haberse registrado en agosto un récord diario de 828 personas, lo que lleva el total en lo que va de año a más de 14,000, frente a 8,000 en todo 2020.