Una brasileña residente desde hace 30 años en Australia informó a su familia que está secuestrada en el café de Sydney tomado por un radical islamista, y publicó en su página de Facebook las demandas del hombre que mantiene retenidas a un grupo de 40 personas desde hace más de 15 horas.

Marcia Mikhael, madre de tres hijos, informó de su situación por medio de su página Facebook y de un mensaje de texto enviado a su esposo desde el café de Sydney en el que pedía ayuda: Socorro. No quiero morir , escribió.

La familia de la brasileña, empleada de un banco y aficionada al culturismo, dijo que la policía australiana pidió que no se divulgaran más informaciones al respecto, con el objetivo de no dificultar las negociaciones con el secuestrador.

Un hombre supuestamente vinculado al Estado Islámico tomó el Cafe Chocolat Lindt a las 9:45 horas y, con la ayuda de un arma, hizo rehenes a unas 40 personas, mientras la policía negocia con el agresor su liberación.