El presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó este lunes que la economía rusa estaba estabilizándose, tras haber sido objeto de una salva de sanciones occidentales a raíz de la operación militar de Rusia en Ucrania.

"La economía rusa continúa estabilizándose. La inflación se ha desacelerado, el crecimiento semanal de los precios se ha acercado a la normalidad y en un determinado número de productos, los precios ya comenzaron a bajar", subrayó durante una reunión gubernamental centrada en cuestiones económicas.

Según el presidente ruso, esto se debe a dos factores: la buena salud del rublo, que se "reforzó activamente en los últimos tiempos" hasta recuperar los niveles de antes de la crisis, y la "dinámica de la demanda de los consumidores", que volvió a la normalidad tras un "pico en febrero-marzo".

Asegurando que no hay que "perder el control de la situación", el presidente ruso llamó a "garantizar la normalización progresiva de la dinámica de los precios" y evitar "un descenso espectacular de la demanda".

Rusia se vio golpeada por una serie de sanciones de los países occidentales tras su intervención militar en Ucrania, iniciada el 24 de febrero. Entre las medidas, se incluyen embargos a exportaciones clave, que hicieron que se disparara la inflación, que ya estaba particularmente alta a raíz de la pandemia de Covid-19.

Putin asegura que la economía rusa ha resistido el golpe, pero los economistas consideran que lo peor está por llegar, a medida que el impacto de las sanciones se vaya haciendo cada vez más visible.