Centennial.- El hombre acusado de matar a una docena de personas en un cine de Colorado no dijo mucho el lunes en su primera audiencia ante una corte estadounidense, en la que permaneció sentado en silencio vestido con un traje de reo y con su cabello teñido de rojo.

James Eagan Holmes, de 24 años y quien fue detenido inmediatamente después de la masacre ocurrida en la madrugada del viernes, parecía grogui e impasible durante la corta audiencia, en la que permaneció sentado mirando hacia el frente y ocasionalmente cerrando los ojos. Tenía grilletes en muñecas y tobillos.

Unos 40 familiares de las víctimas se encontraban sentados en la sección izquierda de la corte.

En varias ocasiones en que el juez del distrito de Arapahoe William Sylvester le hizo una pregunta a Holmes, uno de sus abogados respondió.

La policía dijo que Holmes estaba vestido con un chaleco antibalas y llevaba tres armas cuando abrió fuego en una función de medianoche de la nueva película de Batman en las primeras horas del viernes. Cincuenta y ocho personas resultaron heridas en el tiroteo, muchas de ellas de gravedad.

El ex estudiante de neurociencias también había colocado explosivos en su apartamento que la policía dijo podría haber destruido todo el edificio. Se realizó una detonación controlada en el fin de semana para despejar el lugar.

La policía dice que aún están investigando el motivo del crimen.

En la audiencia, el juez estableció el próximo lunes como fecha para la presentación formal de cargos en contra de Holmes.

Tiroteos en EU

DAR CLIC PARA AMPLIAR IMAGEN

POSIBLE PENA DE MUERTE

La fiscal del distrito de Arapahoe Carol Chambers dijo que dialogaría con los heridos y con las familias de los fallecidos antes de tomar una decisión sobre pedir la pena de muerte.

Chambers dijo a periodistas fuera de la corte que la decisión sobre la pena de muerte debe de ser tomada dentro de los 60 días a partir de su comparecencia ante el juez.

Holmes fue representado por un defensor público. No había información sobre si su familia asistió a la audiencia.

El crimen tiene todos los elementos de un caso para aplicar la pena capital según la ley de Colorado, ya que incluye premeditación, múltiples víctimas y la matanza de un niño, entre otros, dijo el ex fiscal de Denver Craig Silverman.

"Si James Holmes no fuera ejecutado, Colorado tendría también que descartar su ley de pena de muerte", sostuvo.

Muchos en Aurora evitan pronunciar su nombre para no hacerle a Holmes la publicidad que creen buscaba tener con este crimen.

"Me niego a decir su nombre. En mi casa lo vamos a llamar simplemente Sospechoso A", dijo el gobernador de Colorado, John Hickenlooper, en un servicio en memoria de las víctimas celebrado en las escaleras del centro municipal de Aurora el domingo por la noche.

Obama se reunió con las familias en el hospital Universidad de Colorado y en un discurso televisado más tarde tampoco mencionó el nombre del sospechoso.

Los motivos de Holmes siguen siendo un misterio, con ex colegas diciendo que no mostraba signos de enfermedad mental o tendencias violentas.

Todas las armas que portaba habían sido compradas legalmente. Actualmente se encuentra en confinamiento solitario para protegerlo de otros presos.

Holmes había abandonado recientemente un programa de doctorado en neurociencias en la Escuela de Medicina Anschutz de la Universidad de Colorado, a pocas cuadras de su casa.

apr