Montgomery. Después de todas las acusaciones, negaciones y promesas, los votantes de Alabama finalmente decidieron. El demócrata Doug Jones ganó el escaño de Alabama en el Senado favorecido por las denuncias de acoso sexual de varias mujeres contra su rival en la contienda, Roy Moore, rompiendo así 25 años de hegemonía republicana en este estado.

Esta elección en Alabama era considerada de impacto nacional ya que podría marcar el ritmo de las votaciones del 2018, en las que se espera renovar la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.

El combativo conservador Roy Moore de 70 años de edad fue destituido en dos ocasiones como magistrado presidente de la Corte Suprema después de violar leyes federales. Este año intentó una resurrección política pese a la oposición de dirigentes del partido que quedaron horrorizados por las acusaciones de abuso sexual contra adolescentes cuando él tenía treinta y tantos años.

En el camino de Moore se encontró el demócrata Doug Jones, un ex fiscal federal de 63 años mejor conocido por procesar a dos miembros del Ku Klux Klan que asesinaron a cuatro niñas negras durante la infame explosión en una iglesia de Birmingham en 1963.

Los comicios recrudecieron  las persistentes tensiones entre Trump, quien respaldó a Moore en los últimos días de su campaña, y los líderes republicanos en el Congreso, incluyendo al líder del Senado Mitch McConnell, quien le pidió a Moore que abandonara la campaña y prometió una investigación de ética en caso de resultar electo.

En Alabama, los votantes estaban mucho más enfocados en los candidatos que en las consecuencias políticas en general. Una encuesta realizada hoy por CNN reveló que, en total, 40% de los consultados consideró importante las acusaciones y, entre ellos, sólo 10% indicó que eso era determinante para decidir entre Moore y Jones. Una mayoría (55%) refirió que no era un elemento relevante y para 90% de los republicanos los señalamientos contra su candidato eran falsos.