La oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos pidió el viernes la revisión del proceso de un mexicano condenado a muerte en Estados Unidos, arguyendo que no recibió ayuda consular, al contrario de lo previsto en la legislación internacional.

Humberto Leal, hijo de inmigrantes mexicanos de 38 años de edad, fue condenado a muerte por la violación y el asesinato en 1994 de una adolescente de 16 años.

Su ejecución está prevista en Texas el 7 de julio, pero él siempre negó ser el autor del crimen.

"El gobernador de Texas aún tiene el poder de conmutar su condena en cadena perpetua", dijo a la prensa el portavoz del Alto Comisionado, Rupert Colville, añadiendo que su jefa, Navi Pillay, le escribió un mensaje al gobernador en ese sentido.

Según la ONU, Humberto Leal debería haber sido informado de que tenía derecho a la ayuda consular, en virtud del Pacto internacional de derechos civiles y políticos.

Leal cuenta también con el apoyo de ex militares y diplomáticos estadounidenses, personalidades de la administración Bush y abogados.

Los casos similares de un texano y un hondureño ya provocaron una fuerte polémica internacional en 2008. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, llegó a intervenir, pero los dos hombres fueron ejecutados con una inyección letal.

RDS