Islamabad. La muerte de Osama Bin Laden a manos de tropas estadounidenses en una ciudad pakistaní fácilmente accesible puso fin a años de especulación de que se escondía en zonas montañosas remotas, además de suscitar serias dudas acerca de cómo su presencia pudo haber pasado inadvertida por el poderoso Ejército del país.

Durante nueve meses, fuerzas estadounidenses tuvieron bajo observación el lujoso complejo en Abbottabad, una población a 115 kilómetros al norte de esta capital, donde tienen su base dos regimientos pakistaníes. Muy temprano el lunes, un reducido equipo de seals de la Marina penetró con la ayuda de helicópteros.

En un intenso intercambio de fuego, Bin Laden resultó muerto dentro de la fortificada mansión que se ubica a unos pasos de una academia militar de élite. Así, hay que agregar su nombre a una larga lista de líderes del movimiento terrorista que han sido muertos o capturados en ciudades de Pakistán, lejos de zonas inaccesibles, donde el gobierno había insistido que estaban.

La ineptitud del gobierno pakistaní para descubrir el paradero de Bin Laden de inmediato disparó la sospecha, en Washington y otras capitales, de que Islamabad no está comprometida con la lucha contra la militancia islámica, o bien que está jugando un doble juego, donde protege a grupos militantes al mismo tiempo que asegura que los combate.

Durante años, Pakistán insistió en que Bin Laden no se encontraba en su territorio.

¿Cómo es posible que (Osama Bin Laden) haya estado refugiado en un complejo así sin que se hayan percatado las autoridades? , preguntó el senador Lindsey Graham, republicano de Carolina del Norte.

Precisó que el Senado ya programó una audiencia esta semana sobre las relaciones EU-Pakistán.

En India, el ministro del Interior, Palaniappan Chidambaram, destacó: Con gran preocupación observo que terroristas de diferentes organizaciones encuentran un santuario en Pakistán . Declaró que India sigue creyendo que los terroristas responsables de los ataques en Bombay están protegidos en Pakistán.

El embajador de Pakistán en Estados Unidos, Husain Haqqani, expresó que su gobierno no tenía conocimiento de que Bin Laden vivía entre ellos. De haber sabido lo habríamos eliminado. Nos da gusto que nuestros aliados estadounidenses lo hicieran , aseveró.

El presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari, se enteró de la muerte de Bin Laden por una llamada del presidente Barack Obama. La Casa Blanca mencionó que ningún gobierno, incluyendo el de Pakistán, fue informado con antelación sobre la redada contra Osama Bin Laden.