Bruselas. Será difícil reconducir la relación entre Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, y el Partido Popular Europeo (PPE), el grupo político en el que se circunscribe Fidesz, el partido del líder húngaro. Después de las numerosas fricciones entre la formación matriz y su filial del Este de Europa, propiciadas por la deriva antiliberal y antieuropea de Orbán, el último gesto invita a pensar en una fractura de cara a las elecciones europeas cuyas proporciones son difíciles de calcular.

Y es que el enfant terrible de los conservadores europeos ha decidido retirar su apoyo a Manfred Weber, el candidato del PPE a presidir la Comisión Europea. El movimiento, anunciado el lunes, es la respuesta que Orbán ofrece a “su candidato”, a quien acusa de “ofender” a Hungría al asegurar en la televisión alemana ZDF que no aceptaría el puesto de jefe del Ejecutivo comunitario en caso de depender del voto de Orbán.

Weber no quiere saber de Orbán

“Cuando alguien ofende a un país así, entonces el primer ministro de ese país no puede apoyar más su candidatura”, ha explicado Orbán, quien también ha añadido que “podría haber sido un buen candidato”. Las declaraciones de Orbán se han producido en una rueda de prensa en Budapest en la que le ha acompañado Heinz-Christian Strache, vice canciller austríaco y líder de la extrema derecha en su país.

De hecho, el acercamiento de Orbán con líderes de extrema derecha se ha incrementado en las últimas semanas. El pasado martes se reunió con Matteo Salvini, vice primer ministro italiano y autoproclamado líder de la extrema derecha europea. En un encuentro escenificado junto a la valla que separa la frontera serbohúngara, el primer ministro húngaro hizo un llamamiento a la convergencia entre los populares y las fuerzas euroescépticas de cara a las próximas europeas.

“Con este comportamiento en los últimos días y el encuentro con Salvini ha dado claros signos de que abandonará”, ha señalado Annegret Kramp-Karrenbauer, sucesora de Angela Merkel al frente del centro derecho alemán (CDU) y compañera de partido de Weber, sobre el primer ministro húngaro.

Orbán se acerca a la ultraderecha.