Ceuta, España. En plena escalada de tensión diplomática entre España y Marruecos, al menos 5,000 migrantes, entre ellos 1,000 menores, llegaron el día de ayer 17 de mayo, por tierra o por mar al enclave español de Ceuta desde el vecino país africano, suponiendo un récord de llegadas.

Desde primera hora del día, las llegadas se sucedieron en este territorio español del norte de África, desde playas marroquíes situadas a pocos kilómetros al sur, indicó un portavoz de la delegación del gobierno de Ceuta.

Por la mañana se había contabilizado un centenar, incluyendo hombres jóvenes, niños y mujeres, pero conforme fue avanzando el día fueron llegando más.

Por la noche, el portavoz de la delegación del gobierno anunció que 5,000 personas cruzaron la frontera de forma irregular, confirmando que se trataba de una cifra inédita que podía aumentar.

Entre ellas, un hombre murió ahogado, según la delegación del gobierno.

Alojamiento es escaso

El Ministerio del Interior español anunció el lunes por la noche el refuerzo inmediato de los efectivos de la guardia civil y de la policía nacional con 200 agentes adicionales.

Los migrantes llegaron por el mar a nado, utilizando en ocasiones flotadores o embarcaciones inflables, e incluso a pie cuando la marea lo permitió. Otros atravesaron la frontera terrestre.

Preguntado sobre el alojamiento de estas personas, el vocero indicó que deberían alojarse en hangares en la playa del Tarajal, pero que las autoridades debían analizar la situación visto su número sin precedentes.

Entre el 1 de enero y el 15 de mayo, 475 migrantes llegaron a Ceuta, es decir, más del doble que en el mismo periodo del año pasado, según las cifras del Ministerio de Interior publicadas hace unos días.