El presidente Barack Obama viajará este domingo a Newtown (Connecticut, noreste de Estados Unidos), escenario de un tiroteo que el viernes costó la vida a 20 niños de entre 6 y 7 años y a seis adultos en una escuela primaria de esa localidad, anunció este sábado la Casa Blanca.

En Newtown, Obama "se reunirá con las familias de las víctimas y agradecerá a los servicios de emergencia" por su trabajo, precisó el portavoz de la presidencia Jay Carney en un comunicado.

El presidente tomará la palabra durante una ceremonia religiosa a las 19H00 locales (00H00 GMT), agregó la misma fuente.

En la mañana de este sábado, durante su alocución semanal, Obama había llamado a sus compatriotas a solidarizarse con los familiares de las víctimas de la matanza. De los 20 niños fallecidos, 16 tenían 6 años de edad y otros cuatro contaban con 7 años.

Esta masacre, una de las peores que haya tenido lugar en un establecimiento escolar en Estados Unidos, fue cometida por un tirador solitario que se suicidó posteriormente. Su madre fue encontrada muerta en el apartamento que compartían en Newtown.

Al igual que el viernes, el presidente estadounidense estimó que esta matanza debía ser una señal para "tomar medidas significativas con el fin de impedir este tipo de hechos, independientemente de la política partidaria".

Pero no fue más preciso que eso, como se lo reclamaban políticos y editorialistas favorables a un control de la tenencia de armas en Estados Unidos, un tema en el cual Obama, relecto el 6 de noviembre, no avanzó durante su primer mandato.

RDS