Washington.- Con lágrimas en los ojos, el presidente estadounidense, Barack Obama, sumido en una "abrumadora pena", calificó este viernes de "crimen atroz" el tiroteo en una escuela primaria de Connecticut (noreste), y prometió una "acción significativa" para poner fin a este tipo de tragedias.

"La mayoría de aquellos que murieron hoy eran niños, preciosos niños pequeños de entre cinco y 10 años", dijo Obama, que lamentó que perdieron "toda una vida por delante: cumpleaños, graduaciones, casamientos, hijos propios".

Obama se mantiene comprometido en tratar de renovar una sanción sobre armas de asalto, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

UNIÓN EUROPEA EXPRESA CONDOLENCIAS

La Unión Europea expresó el viernes en la noche su "consternación" y "horror" tras el tiroteo que causó 27 muertos, en su mayoría niños, en Estados Unidos.

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, expresó su "consternación" tras el trágico tiroteo en Connecticut (EEUU) este viernes, de acuerdo a un comunicado.

"Con profunda emoción y horror me he enterado del trágico tiroteo en Connecticut", dijo también en un comunicado el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, recalcando que "jóvenes vidas portadoras de esperanza han sido destruidas".

"En nombre de la Comisión Europea y en el mío propio expreso mi más sentido pésame a las familias por esta terrible tragedia", añadió.

apr