Washington.- Los relatores para la libertad de expresión de la OEA y la ONU se pronunciaron hoy contra las iniciativas del Congreso estadunidenses para atacar la piratería cibernética.

Catalina Botero Marino, relatora para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA), y Frank La Rue, relator especial de Naciones Unidas (ONU), exhortaron a Estados Unidos a proteger enérgicamente la libertad de expresión en internet.

Recordaron que las leyes que regulan internet deben considerar su uso como herramienta única de transformación, que permite a millones de personas ejercer su derecho a la libertad de pensamiento y expresión.

Si bien estas normas tienen el objetivo legítimo de procurar proteger los derechos de propiedad intelectual, existen serias preocupaciones con respecto a su impacto sobre la libertad de expresión", indicaron en un comunicado.

Los proyectos son la ley para Detener la Piratería en Línea (SOPA), que está bajo consideración en la Cámara de Representantes, y la ley para Proteger la Propiedad Intelectual (PIPA), que ve el Senado, aunque ambas iniciativas fueron sacadas del debate en forma provisional.

Botero y La Rue indicaron que algunas versiones de los proyectos de ley "podrían silenciar expresiones que son absolutamente lícitas".

Aludieron el hecho que las leyes podrían dar lugar a un procedimiento extrajudicial al exigir a los sitios web que controlen el contenido generado por sus usuarios, para identificar violaciones de los derechos de autor.

Ello podría permitir que la totalidad de un sitio web pueda verse afectada aún cuando sólo una pequeña proporción de sus contenidos se consideren ilícitos.

Los relatores dieron la bienvenida a la decisión de los líderes del Congreso de suspender el debate sobre ambas iniciativas a fin de profundizar el análisis y lograr un mayor consenso.

En un comunicado el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, dijo que 'en vista de los recientes acontecimientos, he decidido posponer el voto del martes' sobre la iniciativa PIPA.

La decisión de Reid ocurre después que varios senadores retiraron su respaldo al proyecto, incluyendo al republicano Marco Rubio, uno de los co-patrocinadores de la iniciativa que ha sido denunciada por críticos como potencialmente atentatoria de la libertad de expresión.

APR