La policía anunció el domingo la detención de nueve personas por el derrumbe de un edificio en la ciudad de Changsha, centro de China, donde los rescatistas buscan sobrevivientes entre los escombros.

Cinco personas fueron rescatadas tras el derrumbe ocurrido el viernes, pero al menos 18 siguen atrapadas entre los escombros y otras 39 sin ser localizadas, indicó el alcalde de la ciudad, Zheng Jianxin.

Por el momento no se informó de víctimas mortales.

La policía de Changsha anunció en las redes sociales que el propietario del edificio y tres responsables de su diseño y construcción fueron detenidos el domingo, sospechosos de ser "responsables de un accidente".

Otras cinco personas, todas ellas miembros de una empresa privada de inspección de edificios, "proporcionaron un informe de seguridad falso tras realizar una auditoría de seguridad de edificios en el hotel", según el comunicado publicado en la red social china Weibo.

El edificio, que incluía un hotel, un cine y apartamentos, se derrumbó el viernes por la tarde, dejando un enorme agujero en el denso paisaje urbano.