Washington. El abogado del presidente Donald Trump, Rudy Giuliani, insistió en que no “tiene nada de malo” que el equipo de campaña del mandatario haya aceptado información de los rusos en el 2016, al tiempo que los representantes demócratas incrementaron las investigaciones sobre comportamientos indebidos en la campaña y posibles delitos de obstrucción de la justicia, detallados en el informe del fiscal especial Robert Mueller.

Giuliani dijo que los esfuerzos de la campaña de Trump por obtener ayuda política de parte de representantes del gobierno ruso pudieron ser imprudentes, pero no ilegales.

“No hay nada de malo en aceptar información de los rusos”, sostuvo Giuliani en referencia al encuentro sostenido en junio del 2016 en la Torre Trump, en el que participaron Donald Trump Jr., hijo del mandatario, su yerno Jared Kushner, y el expresidente de campaña Paul Manafort con una abogada vinculada a Rusia. La campaña de Trump buscaba información perjudicial para la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton.

Giuliani refutó al senador republicano Mitt Romney, quien a través de Twitter dijo que estaba asqueado por los hallazgos en el informe de Mueller, en que se citan detalles de cómo la campaña de Trump recibió con beneplácito de Rusia datos políticos perjudiciales.