En América Latina son contadas las naciones que han dado espaldarazo a México frente a la postura que ha adoptado el gabinete presidencial de Estados Unidos. Recientemente lo hizo el país sudamericano Argentina, sin embargo, para el exlegislador de la Ciudad de Buenos Aires Facundo Di Filippo, ello responde más a la necesidad estratégica de encontrar nuevos mercados.

Entrevistado por El Economista, el exdiputado argentino del Partido Social expone que incluso este apoyo contradice el endurecimiento de las medidas que el presidente argentino Mauricio Macri ha puesto en marcha para limitar la migración en su país, la cual, en su opinión, se asemeja mucho a la implementada por el presidente Donald Trump .

Advirtió una respuesta débil de la administración mexicana frente a la postura estadounidense; todos hemos conocido la filtración de un diálogo telefónico donde se percibe que el presidente Trump había humillado al presidente de México en la discusión sobre la instalación del muro .

En paralelo, Di Filippo advierte una necesidad de volcarse a la discusión de un mercado y sociedad más solidarios entre nuestros pueblos. Sin embargo la búsqueda de los presidentes de relaciones exclusivamente comerciales atenta contra la idea de edificar lazos políticos, sociales y culturales.

Las voces más directas para crear un frente regional y frontal contra el mandatario Trump han sido las de los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y Bolivia, Evo Morales, quienes de forma directa han invitado a México a retornar al Grupo de los 77 países en desarrollo y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Un nuevo modelo: castro Trenti

El embajador de México en Argentina, Fernando Castro Trenti, desglosa en entrevista con El Economista que el escenario proteccionista que plantea la actual administración de Estados Unidos no es exclusivo del país vecino sino que responde a una lógica adoptada a nivel internacional, vista en otros países, como el Reino Unido: un conjunto de reacomodos de identidad cultural como una serie de demandas de la comunidad en cada pueblo .

Explica que este comportamiento de EU se asocia con el efecto que la crisis financiera del 2008 impuso sobre la nación norteamericana; se desquebrajó el modelo financiero y ello implicó una gran pérdida de status para la ciudadanía.

Asimismo, trajo consigo una elección presidencial que llevó a la Casa Blanca a un actor con una visión distinta, que si bien afectará al contexto internacional, no será sencillo quebrar aquellas reglas adoptadas por la comunidad global como las albergadas en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Castro Trenti sugiere que debemos ver esta circunstancia como una oportunidad para buscar mayor intercambio y mejores resultados con el Mercosur y la Alianza del Pacífico.

El embajador calificó de positiva la charla telefónica reciente que sostuvieron los presidentes Macri y Peña Nieto. Ya no hay ese frío que había en una época con Argentina , expuso Trenti.

ana.langner@eleconomista.mx