Berlín. La canciller alemana, Angela Merkel, hizo un gesto en Berlín en dirección a Boris Johnson, al considerar posible que se halle un acuerdo negociado en los próximos 30 días para un Brexit que satisfaga las exigencias del nuevo primer ministro británico.

“Deseo un acuerdo negociado”, declaró la canciller alemana a la prensa en Berlín, al recibir a su homólogo británico, que realizó en Berlín su primera visita oficial al extranjero desde que asumiera el cargo, al inicio de una gira diplomática por Europa.

Las discusiones sobre una salida negociada de Reino Unido del bloque comunitario tropiezan en el mecanismo llamado salvaguarda irlandesa, previsto en el acuerdo que cerraron Londres y la UE.

El mecanismo tendría como consecuencia el mantenimiento del conjunto de Reino Unido dentro de la unión aduanera con los países de la UE hasta que las dos partes encuentren una solución para definir su futura relación post-Brexit, en un plazo de unos dos años.

A principios de semana, Boris Johnson destacó que se oponía a esta disposición.

“¿Porqué no?”

“Quizá podamos lograrlo (encontrar una solución sobre la futura relación) en los próximos 30 días. ¿Por qué no?”, y no en un plazo de dos años, declaró Merkel. En ese caso, la salvaguarda irlandesa sería inútil.

“Por supuesto que estoy satisfecho” con esta propuesta, le respondió Boris Johnson, aunque el premier consideró que el calendario de 30 días era “muy ajustado. Estoy muy satisfecho de escucharla esta noche, Angela, de escuchar que, por lo menos, puede realmente comenzar una conversación sobre el tema”, dijo.