Londres. Una conversación telefónica mantenida entre el primer ministro británico, Boris Johnson, y la canciller alemana, Angela Merkel, ha dejado al borde de la ruptura la negociación entre Reino Unido y la UE para ejecutar un Brexit ordenado el próximo 31 de octubre.

Merkel, en línea con la Comisión Europea y otros países como Irlanda, ha dicho que la propuesta de acuerdo planteada por Johnson la semana pasada es inaceptable. El primer ministro, a su vez, afirmó no estar dispuesto a permitir que Irlanda del Norte siga en la unión aduanera tras el Brexit de manera indefinida, condición que parece sugerir Bruselas como fórmula para evitar una frontera con la República de Irlanda tras el Brexit.

Según fuentes de Downing Street, la llamada con Merkel “ha sido un momento clarificador muy útil en muchas maneras. Si esto representa la nueva posición de la UE, significa que un acuerdo es esencialmente imposible, no ahora sino nunca”.

Desde el gobierno alemán se rechazó realizar comentarios sobre “una conversación confidencial”. Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, recordó a Johnson que con el Brexit “no está en juego un estúpido juego sobre quién tiene la culpa. En juego está el futuro de Europa y de Reino Unido, así como la seguridad y los intereses de nuestra gente”.

La libra recibe con bajadas de más de 0.5% el posible fracaso de las conversaciones, aunque el mercado ya veía muy difícil que salieran adelante.

Todavía existen opciones en los próximos días de acercar posiciones, de cara a la cumbre europea del 17 y 18 de octubre.

Pero ante este escenario de desencuentro entre Londres y Bruselas, los distintos bandos en Westminster empiezan a movilizarse. Los parlamentarios proeuropeos quieren una prórroga del Brexit hasta enero del 2020 si no hay acuerdo de salida.