El senador republicano por Florida, Marco Rubio, se sometió a un duro interrogatorio en una sesión acalorada de preguntas y respuestas organizada por la cadena CNN sobre violencia con armas de fuego.

Fred Guttenberg, padre de Jaime, una adolescente de 14 años que perdió la vida en el tiroteo de la escuela secundaria de Parkland, le dijo a Rubio que sus comentarios sobre el tiroteo “y los de su presidente esta semana han sido patéticamente débiles”. “Senador Rubio, mi hija, corriendo por un pasillo en Marjory Stoneman Douglas, recibió un disparo por la espalda con un arma de asalto. Es demasiado fácil de conseguir y es un arma de guerra. El hecho de que usted no pueda estar de acuerdo con toda la gente en este edificio es lamentable”, planteó entre las ovaciones del público.

Guttenberg añadió: “Y dígame que trabajará con nosotros para hacer algo acerca de las armas”.

Rubio replicó, entre abucheos de la audiencia, que los problemas que quedaron al descubierto por la balacera “no pueden ser solucionados sólo con las leyes de armas”. El senador respondió que respaldaría leyes que impidan a los jóvenes de 18 años comprar ese tipo de armas; apoyaría a modificar el sistema de verificación de antecedentes; y a eliminar los llamados “bump stocks”. Dijo que si creyera que la prohibición de armas de asalto “hubiera prevenido que esto ocurriera, la habría respaldado”.