París. La explotación ilícita de recursos naturales es la primera fuente de financiamiento de las mafias internacionales y los grupos terroristas, reveló un informe internacional.

“Los conflictos y el terrorismo están siendo financiados en proporciones sin precedentes por el crimen organizado trasnacional y los ingresos ilícitos obtenidos de la explotación de los recursos naturales”, afirma el informe “Atlas mundial de los flujos financieros ilícitos”, realizado por expertos de Interpol y de dos ONG: Global initiative against transnational organized crime y la noruega Rhipto.

De acuerdo con los cálculos de los autores, la explotación y venta ilegal de recursos naturales por parte de bandas criminales o grupos armados alcanzaría 31,000 millones de dólares por año.

La explotación ilícita de recursos naturales, como el oro, los diamantes, el petróleo y hasta animales salvajes representa 38% de los ingresos de los grupos armados.

Le sigue el tráfico de drogas (28%), la recolección de impuestos ilegales, extorsiones y robos (26%), las donaciones exteriores (3%) y los pagos de rescates por secuestros (3 por ciento).

Según cifras del 2017, el Estado Islámico ganaría por la explotación ilícita de recursos naturales o la imposición ilegal de impuestos, ingresos de alrededor de 10 millones de dólares por mes.

“Esta cifra era de entre 549 millones y 1,600 millones en el 2014, pero queda claro que el grupo ha amasado reservas considerables, de una cantidad desconocida”, estiman los autores del informe.

A menudo los grupos criminales, algunos de los cuales están estrechamente vinculados con las élites políticas locales, tienen interés en continuar la lucha armada para garantizar su control sobre los recursos naturales y las rutas de tráfico.