En una Francia dividida, quien resulte ganador de la segunda vuelta de las elecciones del próximo 7 de mayo tendrá una presidencia débil frente a una importante oposición registrada en distintos frentes, observa el especialista en comunidad europea, Luis Antonio Huacuja Acevedo.

El responsable del Programa de Estudios sobre la Unión Europea de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, de la UNAM, dijo a El Economista que en una elección dividida casi en empate técnico, el gobierno entrante deberá tejer alianzas políticas.

Jérôme Sainte-Marie, del instituto de sondeos Polling Vox, habla sobre los vínculos del presidente con la Asamblea. Sea cual sea el presidente elegido, los franceses confirman en la Asamblea la elección de su presidente, afirma. Según él, Macron tiene una ventaja : Es compatible con una parte de la izquierda y una parte de la derecha .

Otros analistas en cambio no lo tienen tan claro. Macron no tiene bastantes alianzas o acuerdos , considera Frédéric Sawicki, profesor en la universidad de la Sorbona.

Podría obtener una mayoría parlamentaria, pero será difícil , dice Bruno Jeanbart, del instituto Opinionway.

Y la derrota de las formaciones tradicionales, Los Republicanos (derecha) y el Partido Socialista (izquierda), ambos eliminados en la primera vuelta, no significa que sus diputados con mayor implantación local también vayan a perder en las legislativas.

Philippe Braud, especialista en sociología política, cree que la fractura entre la derecha y la izquierda volverá a quedar de manifiesto durante las legislativas. Sobre todo en la derecha , asegura, ya que la derrota de Los Republicanos tuvo más que ver con el fracaso personal de su candidato, François Fillon, implicado en un escándalo de empleos ficticios, que con el partido.

Strategic Forecasting, Inc, (Startfor), consultora en materia de geopolítica destaca que la derrota de los partidos Socialista y Los Republicanos, demuestra hasta qué punto los votantes franceses están agotados de los partidos políticos tradicionales .

Reunir una mayoría

De hecho, el partido conservador está dispuesto a luchar para ganar en las legislativas e imponer una cohabitación al próximo presidente. Tengo la sensación de que nuestras ideas siguen siendo mayoritarias , declaró el domingo el presidente de Los Republicanos en la Asamblea Nacional, Christian Jacob, que llamó al centro y a la derecha a movilizarse.

De momento, sólo 14 personas recibieron la investidura de ¡En Marcha! en las 577 circunscripciones de Francia. Pero Laurence Haïm, portavoz del movimiento, se muestra optimista, ya que no faltan los candidatos para entrar en el nuevo partido.

Lo más importante es que la mitad de los candidatos procedan de la sociedad civil. Hay una verdadera voluntad por parte de Emmanuel Macron de renovar completamente el paisaje político francés , afirma Haïm. Por ello, el exministro de Economía se ha negado a cerrar cualquier acuerdo con otros partidos, salvo con el de François Bayrou, su aliado centrista.

El ultraderechista Frente Nacional (FN), al que los sondeos sitúan como perdedor en la segunda vuelta, espera por su parte unos buenos resultados en las legislativas, aprovechando la dinámica de las presidenciales. Lo que es cierto es que el sistema electoral nunca ha favorecido al Frente Nacional.