Nunca imaginarían la pregunta con más búsquedas en Google sobre Bernie Sanders el lunes por la noche.

Cuando salió la noticia de que Sanders apenas perdió ante Hillary Clinton en el caucus, los residentes de Iowa no estaban tan interesados en quién es Sanders, lo que apoya o cómo le está yendo en campaña. Querían saber lo que come. Específicamente, querían saber si es vegano.

Para cualquier curioso, no, Sanders no es vegano. Él lleva una dieta principalmente a base de carne y verduras, de acuerdo con un perfil de la revista People del 20 de enero. Su hijastra Carina Driscoll no podría haberlo dicho mejor: Él era Paleo antes de que esto fuera una moda .

Sanders también ha sido tratado contra la gota, de acuerdo con su médico, una condición a veces ligada a un exceso de consumo de carne. Incluso escribió el prólogo de un libro en el 2010 llamado Good Meat: The Complete Guide to Sourcing and Cooking Sustainable Meat. (Los de People señalan que le gusta usar el asador).

Así que ¿de dónde vienen todas estas dudas?

Es una especie de misterio. Claro, ha habido algunas conversaciones sobre el expediente de Sanders relación al bienestar animal. Recibió una puntuación perfecta del Humane Society Legislative Fund el año pasado. Y hace ocho días, un usuario de Reddit mencionó que tiene un historial de votación en pro de los animales. Y, por supuesto, hay una comunidad de veganos en línea que apoyan a Sanders y creen que otros también deberían hacerlo.

¿Podría esto explicar la súbita oleada de interés en la dieta de Bernie? Es difícil de decir.

Les compartimos extractos del prólogo de Sanders, donde se aprueba la producción orgánica de alimentos locales: En mi opinión, el reto al que ahora nos enfrentamos, en términos de la producción de alimentos, es romper con la peligrosa concentración de la propiedad que existe en la agricultura y la industria alimentaria, y hacer todo lo posible para proteger y expandir la producción local y familiar de alimentos orgánicos .

Elise Viebeck es reportera de empresas nacionales para The Washington Post.