Jerusalén. El sistema político y militar de Israel, junto con el vicepresidente Biden y el ex Primer Ministro británico, Tony Blair, elogiaron ayer a Ariel Sharon en una ceremonia conmemorativa de Estado. Alabaron su espíritu guerrero y su giro hacia la paz, además de hacer alusión al estilo de vida belicoso -a veces imprudente- del ex general.

Biden, vestido con un traje negro, se paró al pie del ataúd cubierto por la bandera de Sharon para recordarlo como un hombre complejo que generó fuertes opiniones .

Evocó la reunión que tuvo con Sharon hace décadas, cuando era un joven Senador de Delaware. Se dijo impactado por la imponente presencia del hombre. Uno inmediatamente entendía cómo había adquirido el apodo de La excavadora , indicó Biden. Era indomable , abundó.

Sharon murió el sábado a los 85 años, ocho años después de haber sufrido un derrame cerebral mientras se desempeñaba como Primer Ministro de Israel.

El ataúd descansaba en un féretro sencillo, rodeado de coronas de flores, en la plaza de la Knesset -Parlamento israelí- bajo un cielo azul. Dos de los hijos de Sharon -Gilad y Omri- se sentaron al frente.

Los panegíricos estuvieron cargados con referencias a los acontecimientos actuales y los esfuerzos en curso del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, para negociar un acuerdo de paz entre Israel y los palestinos.

La cantante israelí Sarit Haddad, que a menudo también canta en árabe y tiene muchos seguidores entre los palestinos, cantó el clásico Los dos somos del mismo pueblo , una canción que se refiere a un soldado recordando a un amigo perdido en una batalla.

Como Ministro y Primer Ministro, Sharon luchó por nuestro derecho a defendernos y vivir con seguridad , manifestó el actual Primer Ministro, Benjamin Netanyahu.