Portsmouth. La disputa de larga data entre el magnate de bienes raíces, Donald Trump, y el exgobernador de Florida, Jeb Bush, ha escalado a un nivel muy peligroso, en vísperas de la primaria presidencial en New Hampshire. Ambos candidatos arremetieron uno contra otro, lanzando insultos más personales que políticos.

El showman multimillonario empequeñece regularmente a Bush, un objetivo particular para el magnate, dada la baja posición del exgobernador en las encuestas nacionales. Bush fue alguna vez el principal candidato republicano para esta elección, pero su apoyo se marchitó cuando Trump atrajo la atención de los conservadores antisistema en todo el país.

Bush inició la disputa del lunes lanzando un tuit agresivo contra Trump, diciéndole: Usted no es sólo un perdedor, usted es un mentiroso y un llorón . Siguiendo con su crítica durante una entrevista en CNN por la tarde, Bush defendió su tono y añadió que él es el único candidato que ha enfrentado reiteradamente a Trump sobre retórica detractora que ha generado muchas divisiones.

Bueno, él es un quejica, y yo estoy defendiendo el honor de las personas que realmente respeto. Y creo que eso es más que adecuado , dijo Bush en CNN.

Trump, quien dio una entrevista telefónica en vivo inmediatamente después de la entrevista de Bush con CNN, dijo que este último era un candidato fallido y un hazmerreír .

Es una persona desesperada. Es triste y, ya sabes, es una persona patética. Ni siquiera usa su apellido en sus anuncios , dijo Trump. Es decir, este tipo es un manojo de nervios. Nunca he visto nada igual .

Él dice cosas desagradables. Siempre lo bajo en el estrado y se aleja como una pequeña oveja , añadió Trump más tarde.

La campaña de New Hampshire es una oportunidad para que Bush rehabilite su candidatura que ha sufrido graves contusiones; una victoria en New Hampshire podría darle un impulso antes de elecciones primarias en Carolina del Sur y Nevada. Pero las encuestas muestran un panorama sombrío para la campaña de Bush, ya que muchos de los votantes sobre el terreno han expresado su intensa falta de voluntad de votar por otro miembro de la familia Bush.