Budapest. Siguiendo su política abiertamente hostil a la migración, el gobierno de Hungría informó su retiro del pacto mundial sobre la migración, aprobado la semana pasada en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por considerar que el acuerdo es “peligroso”.

El documento no vinculante, finalizado tras 18 meses de negociaciones, prevé reforzar la cooperación internacional para hacer frente al fenómeno mundial de la migración. Estados Unidos se retiró a fines del 2017 de la elaboración del pacto, porque incluía disposiciones contrarias a la política de migración de Donald Trump.

El ministro de Relaciones Exteriores húngaro, Peter Szijjarto, declaró que el documento es “peligroso para el mundo y para Hungría”, ya que “incitará a millones de personas a tomar la carretera”.

“Hungría tiene que salir del proceso de aprobación (del texto) y, haciéndolo, señalar claramente que no considera de ninguna manera que las medidas o líneas directrices del paquete constituyan la vía a seguir”, sostuvo.

Ante la decisión de Hungría, el presidente de la Asamblea General de la ONU, Miroslav Lajcá, puntualizó que el pacto no debe ser visto como una amenaza.

Este acuerdo se considera como el primer documento a nivel internacional sobre la migración y destaca una serie de principios como la defensa de los derechos humanos y el reconocimiento de la soberanía nacional. Asimismo, comprende un catálogo de medidas para ayudar a los países a hacer frente a la migración. El acuerdo será firmado formalmente en una conferencia en Marruecos a mediados de diciembre.

Ley stop Soros

El Parlamento de Hungría aprobó un paquete de leyes que criminalizan y castigan hasta con un año de cárcel a las personas o grupos como las ONG que ayuden a inmigrantes indocumentados a solicitar asilo o que contribuyan a que se queden en el país.